“Un triste escenario”, así fue como describió Gabriel Lobos, médico veterinario de la Universidad de Chile, el estado en el que se encontraban los últimos ejemplares de la rana del Loa (Telmatobius dankoi), endémica de nuestro país, luego de que maquinarias intervinieran la vertiente que alimenta su hábitat natural para realizar loteos de parcelaciones. Los individuos se encontraban en precarias condiciones y en un pozo en vías a secarse, por lo que esta delicada situación, los llevó a organizar un rescate de estos anfibios. El trabajo fue llevado a cabo por la Corporación de Cultura y Turismo de Calama, el Museo de Historia Natural y Cultura del Desierto de Atacama y el Ministerio del Medio Ambiente.

“Tuvimos que pedir un permiso de captura, ya que hay un tema legal de por medio que no es menor. Cuando fuimos nos dimos cuenta que el estero se secó por completo, que el área de la vertiente en donde surgía el agua estaba intervenida. En el 2016 hicimos un estudio en el que estimamos 600 animales, y esta vez rescatamos 59 que encontramos en la poza atrapados, bastante delgados y en malas condiciones corporales. Se notaba que no se alimentaban hace tiempo”, comenta Lobos a Ladera Sur.

Pozo donde se colectó las ranas ©Gabriel Lobos
Pozo donde se colectó las ranas ©Gabriel Lobos
Gabriel Lobos junto a Andrés Charrier, quien dio aviso de la noticia ©Gabriel Lobos
Gabriel Lobos junto a Andrés Charrier, quien dio aviso de la noticia ©Gabriel Lobos

Cabe destacar que la rana del Loa fue descubierta a principios de este siglo, pero nada se sabía de su biología en ese entonces. Sin embargo, con el paso de los años se llevaron a cabo distintas investigaciones que permitieron conocer a la especie en mayor detalle, sus características y el entorno en el cual se desarrolla. Hasta ahora sólo se han encontrado ejemplares de la especie en estos pequeños canales de regadío que corren paralelos al río Loa en Calama, por lo que su condición de conservación es de peligro crítico.

Animal rescatado caquéctico ©Ismael Ramírez
Animal rescatado caquéctico ©Ismael Ramírez

De acuerdo a un estudio elaborado por el Museo de Historia Natural y Cultural del Desierto de Atacama, y del cual Gabriel Lobos formó parte, se describe que el alto grado de amenaza de Telmatobius dankoi se explica especialmente debido a la contaminación de las aguas, a las actividades mineras y a la rápida propagación de la urbanización de dicha ciudad hacia su hábitat. “El oasis de Calama está teniendo una pérdida importante de ese ambiente, porque en estos momentos gran parte del oasis –que es agrícola– ha sido tomada ilegalmente por personas que instalan sus casas ahí. Hay una falta de planificación enorme y lo que le pasó a esta ranita es consecuencia de esto. Un problema ambiental mayor”, agrega Lobos.

Artículo relacionado
No es solo el bosque: el castor también impacta las turberas, lo que exacerbaría los efectos del cambio climático

Finalmente, la relocalización de la rana se situó en Ojos de Apache, un lugar a seis kilómetros de distancia que había sido detectado con anterioridad como un posible hábitat para estos anfibios por las vertientes que éste contenía  y por sus aptas condiciones para el animal.

Ojos de Apache relocalización ©Ismael Ramírez
Ojos de Apache relocalización ©Ismael Ramírez

Según lo especificado por Lobos, se realizarán monitoreos con la esperanza de que la especie se mantenga y sobreviva. Asimismo, espera  que se concientice respecto a su importancia y cuidado.

©Gabriel Lobos
©Gabriel Lobos
Comenta esta nota

Comenta esta nota

Responder...