Ladera Sur » Puerto Madryn, una joya en la costa noreste de la Patagonia argentina
Puerto Madryn, una joya en la costa noreste de la Patagonia argentina

Naturaleza

Puerto Madryn, una joya en la costa noreste de la Patagonia argentina

Puerto Madryn es una pequeña e interesante ciudad situada en la costa noreste de Argentina, en el extremo norte de la Patagonia de este país. Es conocida por sus muelles, su vida tranquila y apacible y por también ser la puerta de entrada a un área protegida de gran riqueza escénica y natural. El Puerto Madryn está protegido por el Golfo Nuevo, comprendido por Península Valdés y Punta Nifas, y es uno de los lugares más protegidos de la costa de Patagonia. Con cinco kilómetros de playas que bordean la ciudad, Puerto Mandryn es el punto de entrada a muchas otras atracciones en Argentina. Es uno de los centros de turismo más importantes de toda la región y del país, considerada asimismo como la capital nacional del buceo. Puerto Madryn es un destino ideal para viajar en familia, es recomendable para los niños, que no solo disfrutan del mar y de las actividades tradicionales de cualquier destino costero, sino que pueden tener un contacto muy cercano con animales en su hábitat natural. La ciudad es también una hotspot para el avistamiento de fauna marina, como ballenas, lobos de mar y otras especies.

Crédito: © Tangol Tours.
Crédito: © Tangol Tours.

Puerto Madryn está situado en el noreste de la Patagonia argentina, en la Provincia de Chubut. Esta ciudad es una de las escalas de los Cruceros que visitan el Sur de Argentina. Los buques con viajeros arriban al muelle Luis Piedra Buena, un muelle extenso, que regala una vista panorámica de la ciudad de Madryn, y desde donde es posible observar las ballenas y otros animales marinos.

Esta ciudad se encuentra a orillas de las azules aguas del Golfo Nuevo, en la costa de la provincia de Chubut, situada sobre una pequeña meseta que le permite una perspectiva imponente del océano Atlántico. Es conocida como la capital del buceo en Argentina. Está ubicado al sur de la capital, Buenos Aires, aproximadamente a 1.300 kilómetros. Posee aguas cristalinas y serenas, lo que permite una penetración de luz hasta los 70 m de profundidad.

Puerto Madryn es un destino ideal para viajar en familia, es recomendable para los niños, que no solo disfrutan del mar y de las actividades tradicionales de cualquier destino costero, sino que pueden tener un contacto muy cercano con animales en su hábitat natural. La ciudad es también una hotspot para el avistamiento de fauna marina, como ballenas, lobos de mar y otras especies.

Puerto Madryn es una ciudad ideal para el avistamiento de fauna marina. Crédito: © Viajes y Lugares
Puerto Madryn es una ciudad ideal para el avistamiento de fauna marina. Crédito: © Viajes y Lugares

La Península Valdés recibe la mayor población reproductora de ballenas francas australes, con más de 2000 catalogadas por el Whale Conservation Institute y el Ocean Alliance. La región contiene seis reservas naturales, y está considerada uno de los principales y más importantes destinos de avistamiento de ballenas en el planeta, particularmente alrededor de Puerto Pirámides y la ciudad de Puerto Madryn. Además se avistan orcas, toninas overas, pingüinos, elefantes marinos y gran variedad de aves, entre otros.

Una actividad clave es nadar con lobos marinos, que es un clásico de la región y se puede realizar en cualquier estación del año aunque, por el frío del agua, se recomienda hacerlo en primavera y en verano. Durante la temporada de ballenas es uno de los atractivos turísticos que hizo conocida en el mundo. De junio a diciembre arriban a sus costas distintas poblaciones de la especie ballena franca austral, que pueden observarse tanto en los avistajes embarcados que parten de Puerto Pirámides como desde algunos miradores naturales y casi todas las playas que bordean la ciudad.

Crédito: © Maxi Jonas
Crédito: © Maxi Jonas

Si bien se suele visitar para el avistar ballenas, mucha gente no sabe que este destino también se caracteriza por poseer múltiples posibilidades de buceo y snorkeling. Los días que hay viento son ideales para practicar windsurf. Y los días con poco viento son ideales para subirse a un kayak.

Sus playas de arena y su paseo costero repleto de restaurantes miran hacia la bahía del Golfo Nuevo, en donde las ballenas francas australes se reproducen entre los meses de mayo y diciembre. El Ecocentro es un museo sobre un acantilado con exhibiciones de la naturaleza de la Patagonia y una torre con estilo de faro con vista al océano. Al otro lado de la bahía, la rocosa Península Valdés alberga pingüinos y elefantes marinos, los que son cazados por las orcas.

Crédito: © Crucero Adicto
Crédito: © Crucero Adicto

Galería (3)