Ladera Sur » Impacto del petróleo en la Amazonía: más de 100 historias que muestran el conflicto social y ambiental de los últimos cinco años
Impacto del petróleo en la Amazonía: más de 100 historias que muestran el conflicto social y ambiental de los últimos cinco años

Medio Ambiente

Impacto del petróleo en la Amazonía: más de 100 historias que muestran el conflicto social y ambiental de los últimos cinco años

Las actividades petroleras y su impacto problemático en las comunidades indígenas y las áreas naturales protegidas de países como Bolivia, Ecuador, Colombia y Perú; quedaron relatadas en 160 historias, publicadas en los últimos cinco años. En este reportaje de Mongabay Latam te contamos más acerca de estos impactantes relatos, que no sólo involucran a las comunidades y al ecosistema que las rodea, sino que también dan cuenta de la vulnerabilidad que sufren estos territorios ante los desastres petroleros.

Durante cinco días, el Relator Especial sobre Sustancias Tóxicas y Derechos Humanos de las Naciones Unidas, Marcos Orellana, visitó varias regiones de Perú y escuchó los testimonios de quienes han sido afectados por derrames de petróleo. Su recorrido, realizado en febrero de 2022, incluyó la visita al Lote 192 —ubicado en las provincias Datém del Marañón y Loreto, en la región amazónica de Loreto— la instalación petrolera en Perú donde se han ubicado más de 2000 sitios impactados y contaminados por esta actividad.

No es el único lugar afectado por la actividad petrolera en Perú. Una investigación elaborada por la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos y Oxfam reveló que, entre los años 2000 y 2019, ocurrieron 474 derrames de petróleo en la Amazonía Peruana, tanto en el Oleoducto Norperuano (ONP) como en lotes petroleros administrados por empresas privadas.

En Ecuador, en plena pandemia por el Covid-19, las tuberías del Sistema de Oleoducto Transecuatoriano (SOTE) y el Oleoducto de Crudos Pesados (OCP) causaron un derrame de petróleo sobre las aguas del río Coca, un desastre relacionado con el colapso de la cascada San Rafael que ocasionó graves impactos en las comunidades indígenas kichwa del Ecuador.

De acuerdo con un estudio publicado por Amazon Watch en julio de 2020, cinco de las principales instituciones financieras del mundo han invertido —entre los años 2017 y 2019— casi seis mil millones de dólares en proyectos de extracción de petróleo en la Amazonía, que se extienden por más de 30 millones de hectáreas entre Colombia, Ecuador y Perú.

En los últimos cinco años, Mongabay Latam ha seguido los impactos causados por las actividades petroleras en la Amazonía. Han sido 160 historias, muchas de ellas que involucran a más de una región, publicadas entre los años 2016 y 2021 que dan cuenta de lo que sucede con la actividad petrolera en Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú.

Artículo relacionado  Julia Miranda, la defensora de los parques naturales de Colombia

Una mirada a la Amazonía

De las 70 historias publicadas sobre Perú, 57 de ellas corresponden a hechos ocurridos en la región Loreto, el departamento donde se ubican la mayor cantidad de proyectos petroleros en el país.

Son cinco décadas de derrames de petróleo y reclamos por parte de las comunidades indígenas ante la contaminación y la presencia de pasivos ambientales en la Amazonía, casos que han llegado hasta la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

El derrame ocurrido en la comunidad nativa de Cuninico, en el distrito de Urarinas, en el año 2014, es un ejemplo de lo que enfrentan los pueblos indígenas en la cuenca amazónica. Los problemas de salud son una constante en las denuncias de quienes viven en los lugares impactados por los derrames y que tienen que lidiar con la contaminación del suelo, el agua y la flora. El caso de Cuninico es considerado emblemático en Perú por la cantidad de hidrocarburo vertido y por cómo este se extendió incluso hasta otras comunidades como San Francisco, Nueva Esperanza y Santa Rosa.

Pero quizá fue la fotografía de un niño cubierto de petróleo tras un derrame ocurrido en la comunidad nativa awajún de Nazareth, en la región Amazonas, en el año 2016, la imagen que demostró la alta vulnerabilidad de los pueblos indígenas frente a las actividades petroleras.

Un poblador kukama de Cuninico muestra los estragos del derrame en el ecosistema que lo rodea. Foto: Copyright © Daniel Martínez-Quintanilla.
Un poblador kukama de Cuninico muestra los estragos del derrame en el ecosistema que lo rodea. Foto: Copyright © Daniel Martínez-Quintanilla.

En Ecuador, el Parque Nacional Yasuní, uno de los lugares más biodiversos del mundo, ha sido el centro de atención de la industria petrolera desde que en 2013 la Asamblea Nacional lo declaró como zona de interés nacional y se autorizó la explotación petrolera en su interior. Este año la Corte Constitucional resolvió una acción extraordinaria de protección presentada por el colectivo Yasunidos, luego de ocho años de reclamos.

Artículo relacionado  Colombia: Lanzan publicación que busca promover el uso responsable y sostenible de la pesca deportiva

Los indígenas kichwa de Sarayaku mantienen un reclamo contra el gobierno ecuatoriano por no retirar los explosivos de su territorio que dejó una empresa petrolera desde el año 2003. Para este caso existe una sentencia favorable de la Corte Interamericana de Derechos Humanos que hasta el momento no se ha cumplido.

Han sido 91 historias relacionadas con las actividades petroleras en Ecuador publicadas en Mongabay Latam entre los años 2016 y 2022, de ellas, 50 corresponden a casos ubicados en las provincias de Orellana y Pastaza.

Familia kichwa navegando por el río Tiputini en canoas construidas a mano por los indígenas. Foto: Patricio Chávez/Yasunidos
Familia kichwa navegando por el río Tiputini en canoas construidas a mano por los indígenas. Foto: Patricio Chávez/Yasunidos

En Colombia, la historia sobre el pueblo indígena Siona, en el departamento del Putumayo, que convive muy de cerca con la exploración y explotación de hidrocarburos y reclama por las actividades de sísmica que se realizan dentro del territorio que han solicitado para ampliación es uno de los casos que forman parte de nuestra cobertura.

El pueblo siona en pie de lucha por la defensa ambiental de su territorio ancestral. Foto: Tomada de la cuenta de Twitter del Resguardo Buenavista @PuebloZiobain
El pueblo siona en pie de lucha por la defensa ambiental de su territorio ancestral. Foto: Tomada de la cuenta de Twitter del Resguardo Buenavista @PuebloZiobain

Mientras que en Bolivia las actividades de hidrocarburos se han instalado en la Reserva Nacional de Flora y Fauna Tariquía, un lugar en donde se habían realizado actividades petroleras en la década de 1920, pero que en 1989 se convirtió en área natural protegida. Sin embargo, desde el año 2015 está expuesta nuevamente a las actividades de explotación de hidrocarburos debido a un decreto supremo que autoriza el desarrollo de estas en estos espacios protegidos. A este se suman otros casos emblemáticos como el del Parque Nacional Aguaragüe, también en el departamento de Tarija.

Imagen principal: El petróleo crudo cubre los guantes de Nemonte Nenquimo y Flor Tangoy después de sumergir sus manos en un pantano contaminado en las afueras de Lago Agrio, Ecuador. Imagen de Dan Collyns para Mongabay

Lee la nota original en este enlace: Los impactos del petróleo: más de cien historias sobre los conflictos ambientales y sociales en Perú, Colombia, Ecuador y Bolivia

Galería (3)