“SU ÚLTIMO HÁBITAT”. Así, con todas las letras en mayúscula y un color rojo para llamar la atención, un cartel resalta a la perdiz copetona o martineta (Eudromia elegans), en el camino al Parque Nacional Patagonia (Región de Aysén). Junto a este texto, hay una foto que la muestra con sus distintivas características físicas: ahí se ve una elegante perdiz, grande y estilizada, con una larga cresta negra que nace en su corona. Se trata de una especie muy escasa en Chile que, en Chile Chico, encuentra su lugar de mayor distribución. Por eso se conoce a esta zona como su último hábitat.

Perdiz copetona. Créditos a Juan Bautista Lorenzini
Perdiz copetona. Créditos a Juan Bautista Lorenzini

El cartel fue instalado durante agosto por locales, pero hace muchos años atrás este letrero ya existía, advirtiendo de la presencia de la martineta. Así lo recordaba André Raty, quien hace 30 años vivía en la zona y tenía recuerdos de él. Ese recuerdo lo traspasó a su hija Verónica, a quien le encargó la misión de traerlo de vuelta. “Existía este letrero y mi papá decía que era de la Conaf (Corporación Nacional Forestal). Nos pidió replicarlo y lo hicimos con unas fotos que había tomado mi cuñado. Mi marido se encargó de la parte artística. También tuvimos el apoyo de Conaf”, recuerda Verónica.

Así es como la idea fue tomando forma.

La martineta, una especie escasa en Chile

“Para mí, el nombre científico de esta especie delata la belleza que se vio en este animal cuando se describió por primera vez: un ave elegante y muy bonita”, dice Verónica. Se trata de un ave que alcanza los 40 cm de largo -de acuerdo a la guía de campo ilustrada Aves de Chile: sus islas Oceánicas y Península Antártica- que tiene un pico alargado y negro, y que también se puede identificar por las bandas blancas en su cara. Rara vez vuela, es silenciosa y puede estar sola, en parejas o grupos familiares, pudiéndose congregar en bandadas en invierno.

Tiene una amplia distribución hacia el lado argentino (ahí se conoce más como martineta), donde están presentes sus 10 subespecies y llega hasta la zona norte. En Chile (donde se conoce más como perdiz copetona), en cambio, su distribución es muy escasa. En este país solo está presente la subespecie Eudromia elegans patagonica, cuyo hábitat corresponde principalmente a estepa y matorrales áridos o vegetación baja. Víctor Raimilla, biólogo de la Fundación Parque La Tapera y validador de datos de la plataforma eBird en la Región de Aysén, explica que en Argentina es una de las 16 especies de perdices que habitan en ese país y la que presenta mayor distribución. En Chile es una de las cinco especies presentes y su distribución está muy acotada.

Artículo relacionado
Isla Riesco y Minera Invierno: todo lo que necesitas saber para comprender el conflicto

Chile Chico y sus alrededores es un lugar clave donde habita la perdiz copetona en Chile. De acuerdo con información del MMA, en el país se considera que la subespecie es cada vez más escasa en su área de distribución. Eso eso sí, se ha observado en más lugares. “Si bien Chile Chico es el lugar donde presenta mayor distribución y se puede ver con mayor facilidad en Chile, esta especie ha sido registrada posteriormente en otros sectores de la cuenca asociados al lago General Carrera. A mediados de 2016 empezó a observarse en sectores como Bahía Posesión y otros de la Región de Magallanes. Existe la posibilidad de que se encuentre en otras zonas de la Región de Aysén y Magallanes, asociadas a su hábitat potencial o al apropiado que utiliza esta especie, que es principalmente estepa (…). Se espera que potencialmente esta especie pueda colonizar nuevas zonas de estepa en el país”, explica Víctor.

Chile Chico cumple con esas condiciones. “Tú sales de aquí, que es un ambiente muy estepárico, seco y con arbustos bajos. Luego, a 60 kilómetros te encuentras rodeado de montañas con nieve, glaciares y bosques de Nothofagus, que es la zona del parque nacional”, dice Verónica.

Una especie amenazada

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) clasifica en su Lista Roja a Eudromia elegans como “En Preocupación Menor”. Sin embargo, en el Sistema de Clasificación de Especies del Ministerio del Medio Ambiente de Chile (MMA) se considera “En Peligro” porque se estima su presencia en un área menor de 100 km2, se asocia sólo a Chile Chico y alrededores, y su calidad de hábitat disminuyó por el cambio de uso de suelo y caza ilegal. Sin embargo, se considera que hay una alta probabilidad de recolonización en caso de extinción local.

Esto es parte de la información que aporta este cartel, destacando la importancia de conocer sobre sobre la especie para su conservación. “Se señala que este es de los últimos lugares en Chile donde está presente y además sobre su protección legal, porque está prohibida su caza y captura. Y no quisimos hacer un letrero caminero, sino que sea acorde al entorno de un camino a un parque nacional. Se hizo un esfuerzo escultórico para que los parantes no fueran solo dos patas de fierro. Las reciclamos y diseñamos a modo de geometría que simula cómo crecen los arbustos azotados por el viento de la pampa”, dice Verónica.

Artículo relacionado
Malalcahuello: destino redondo para pasar el invierno
Cartel perdiz copetona. Cortesía Verónica Raty
Cartel perdiz copetona. Cortesía Verónica Raty

“Es un aporte muy valioso, principalmente para poder resguardar o poner en valor el hábitat de esta especie. En Chile Chico, o en casi todas las zonas cercanas, está ocurriendo lo mismo que en varias localidades en la Patagonia, que están aumentando las parcelaciones, lo que contribuye a una disminución de la calidad del hábitat para esta especie y también trae consigo otras amenazas como los perros. Esto es muy importante porque ese lugar es donde está la población más abundante de la perdiz copetona en Chile”, evalúa Víctor.

Mapa de dónde se ubicó el cartel.
Mapa de dónde se ubicó el cartel.

Así, ya sea que se vea la foto de paso en el auto o se decida parar para observar la foto en detalle para conocer más sobre esta especie, se espera poder aportar a su conservación y cuidado en uno de los últimos lugares donde se conoce de ella en Chile.

Comenta esta nota

Comenta esta nota

Responder...