Ladera Sur Importante sitio arqueológico en Chile vive minutos claves ante la construcción de una carretera sobre él
Importante sitio arqueológico en Chile vive minutos claves ante la construcción de una carretera sobre él

Cultura y Patrimonio

Importante sitio arqueológico en Chile vive minutos claves ante la construcción de una carretera sobre él

Cuando comenzaban los trabajos del tramo de la Ruta 5 que unirá La Serena y Vallenar, se encontraron importantes hallazgos arqueológicos en el sector de El Olivar, en la región de Coquimbo. Hoy el rescate de estos vestigios de antiguas civilizaciones fue detenido hasta tener una respuesta sobre la construcción de la carretera: ¿Construirán la ruta sobre este terreno o buscarán alternativas? En LS te invitamos a leer este artículo que resume las claves de la situación que vive este sitio arqueológico. Reportaje de la periodista Romina Bevilacqua.

Pocos pensarían que a sólo 4 km al norte de La Serena se esconden las pistas para develar más de 700 años de historia de las culturas prehispánicas en nuestro territorio, pero es cierto. En la localidad de El Olivar, en la región de Coquimbo, se encuentra un sitio arqueológico de indudable importancia ¿Lo más extraño? Desde la década de 1930 se sabe que este lugar alberga vestigios de antiguas civilizaciones, pero sólo en 2015 comenzaron a realizarse investigaciones y rescates arqueológicos en el área, todo esto a raíz de la construcción de un tramo de la ruta 5, una autopista de doble vía, que se desplegará entre Vallenar y La Serena y que pasará sobre este lugar.

Los trabajos comenzaron en julio de 2015, cuando un equipo de 70 arqueólogos, antropólogos físicos y conservadores liderados por los arqueólogos Gabriel Cantarutti y Paola González, iniciaron la labor de investigación del sitio a través de la realización de 452 pozos de sondeo a lo largo de un polígono de 380m por 50m de ancho. Esto luego de que la empresa Sacyr, a cargo de construir este tramo de la Ruta 5, se encontrara con una pequeña sorpresa: mientras comenzaban las obras detectaron osamentas humanas y detuvieron los trabajos de inmediato. El siguiente paso lo dio el Consejo de Monumentos Nacionales (CMN) quien ordenó hacer sondeos arqueológicos y el rescate de dichos hallazgos, la labor se la encomendaron al equipo de especialistas de Paola y Gabriel.

Un Futuro Incierto

Cortesía de Paola González
Cortesía de Paola González

Tras el descubrimiento de las osamentas humanas en el sitio de El Olivar, las instrucciones para Paola González y Gabriel Cantarutti eran claras: el plan aprobado por el Consejo de Monumentos Nacionales especificaba que debían rescatar el 100% de los cuerpos humanos detectados, el 100% de los rasgos habitacionales y cierto porcentaje del área habitacional. Pero en el camino, notaron que esta labor tomaría mucho más tiempo del esperado.

En sus sondeos iniciales los especialistas dieron con 8 fosas funerarias de las cuales sólo han podido trabajar 2 –y aún queda mucho por descubrir en éstas–. Así tras 12 campañas realizadas desde diciembre de 2015 hasta la fecha, han logrado rescatar “sobre 200 cuerpos, una treintena de camélidos articulados, cerca de un centenar de vasijas completas, piezas de oro, entre otras valiosas evidencias arqueológicas”, según especifica la arqueóloga jefe del equipo, Paola González.

Cortesía de Paola González
Cortesía de Paola González

“El punto es que ha llegado a ser claro que para efectuar un rescate en los términos de lo aprobado por el Consejo, se requeriría de unos 5 años de trabajo, con un equipo semejante al nuestro, y la extracción de un número superior a 1000 cuerpos humanos”, comenta Paola. Pero éste no es el único obstáculo que presentan. Desde el 15 de septiembre se suspendieron los trabajos de rescate arqueológico, luego de que la empresa Sacyr decidiera poner una pausa al financiamiento, por lo menos hasta que se llegue a un consenso sobre qué pasará con la construcción de la carretera y cómo se llevarán a cabo sus planes de construcción.

Cortesía de Paola González
Cortesía de Paola González

Por el momento las alternativas que se barajan son 2. Por una parte se ha hablado de la posibilidad de construir una franja lateral que permita el paso de la doble vía y que involucraría la intervención de alrededor de 7.000 m2 en el sector de los hallazgos (que comprende un total de 12.000m2), la otra alternativa que ha surgido es que se construya un viaducto en altura, que sólo intervendría alrededor de 1000m2.

Lo cierto es que quien dé la última palabra será el CMN, aunque su decisión deberá basarse en las propuestas técnicas que le presente el Ministerio de Obras Públicas (MOP), ya que el MOP es el único que podrá autorizar si se efectúa una modificación al proyecto vial o no. Y por supuesto esto conlleva otro problema “sólo el MOP puede cambiar el destino de este lugar. Un problema que complejiza aún más la situación es que el sitio, en su totalidad, abarca unas 35 hectáreas, que en parte ya ha sido destruido por el crecimiento urbano de La Serena (poblaciones de la Compañía Baja). Por lo que no es factible hacer un by pass porque se encontraría con la misma situación. Hasta el momento el MOP mantiene su plan de ejecutar dos vías dentro del polígono, dividido en dos etapas. Sacyr por su parte reclama que el MOP, conocía o debía conocer la existencia de este sitio (está en numerosa bibliografía y también en estudios ambientales de áreas aledañas)”, explica Paola.

Captura-de-pantalla-2016-09-21-a-las-13.03.11
Captura-de-pantalla-2016-09-21-a-las-13.03.11

Al respecto, y tras una visita al lugar realizada en marzo de este año, la Secretaria Técnica del CMN, Ana Paz Cárdenas, confirmó que allí se realizaría un trabajo de resguardo para este invaluable patrimonio cultural y aseguró que no se daría la autorización para construir en el lugar mientras no se culminaran los trabajos de rescate que se requieren, pues se trataba de un descubrimiento “de una magnitud cultural muy relevante para el país y creemos que es trascendente en nuestra historia”.

La importancia de estos hallazgos 

El sitio arqueológico de El Olivar es considerado como uno de los hallazgos arqueológicos más importantes realizados en Chile e incluso en Sudamérica, ya que da cuenta de más de 700 años de historia prehispánica y mantiene indicios de las culturas Molle, Ánima, Diaguita y Diaguita Inca.

“Es un hallazgo extraordinario por varias razones. En primer término por su enorme dimensión y la extraordinaria preservación de sus contextos habitacionales y funerarios. En este lugar, encontramos evidencias de toda la secuencia de las culturas agro alfareras del norte semiárido chileno (conchales de la cultura El Molle, contextos mortuorios y  habitacionales de la cultura Ánimas en sus fases II, III y IV (700 a 900 d.C.), también contextos habitacionales y mortuorios de la cultura Diaguita (fases I y II) y Diaguita-Inca (fase III), que abarcan desde 900 d.C. hasta 1.536 d.C. y el estado de preservación es extraordinario”, comenta la Paola González. Pero eso no es todo.

Los especialistas han recobrado además de piezas cerámicas enteras utilizadas por estas culturas, objetos de oro nunca antes descritos para la prehistoria regional. Estas piezas de oro podrían otorgar antecedentes hasta ahora desconocidos acerca de la sociedad Ánima (a quienes se ha atribuido estos objetos) que habitó en el sector entre el 700 y 900 D.C. y que podría significar que en realidad esta no era una sociedad igualitaria como se creía, sino que efectivamente existía jerarquía social.

Se conoce desde la década de 1930

Cortesía de Paola González
Cortesía de Paola González

El sitio El Olivar, fue descubierto en los años 30’ y desde entonces existe una serie de literatura especializada que se ha enfocado en destacar sus características como sitio arqueológico. Uno de los mayores exponentes nacionales en la materia fue Francisco Cornely, arqueólogo, quien fundó el Museo Arqueológico de La Serena. Entre sus libros publicados, incluso incluyó en 1956 un plano ilustrado donde se distingue claramente la ubicación del sitio arqueológico El Olivar, lugar que fue excavado por el mismo Cornely entre 1933 y 1950.

Esto deja mucho que pensar, y caben muchas dudas sobre por qué no se declaró como un sitio protegido antes o por qué estos vestigios arqueológicos no aparecieron durante el estudio de impacto ambiental realizado en el área. Por ahora sólo quedará esperar la resolución del tema para saber qué decisión se tomará; si se construirá la carretera sobre el sitio como se planteaba originalmente (para ello habría que remover todas las osamentas y otras evidencias arqueológicas antes, de lo contrario se podría producir una destrucción de sitio arqueológico que está penado por la ley) o si se buscarán alternativas. Por lo demás, habrá que esperar también que los involucrados den las explicaciones pertinentes al respecto.

Aquí les dejamos un video aéreo recién realizado para entender dónde se ubica y en qué contexto se encuentra.

Galería (5)