Son 4,5 hectáreas de terreno, dividas en 21 “mini parcelas” de 900 metros cuadrados. En verano, cada una tiene sus cultivos listos para ser cosechados. Y ahí están los pequeños agricultores de la zona, que luego venderán esos productos orgánicos. Ahora, en invierno, el lugar solo tiene siembras, una menor actividad y se está preparando para las próximas heladas que llegarán al valle de Casablanca.

Huerta orgánica ©Viñedos Veramonte (10)
Huerta orgánica ©Viñedos Veramonte 

Así ha sido el ciclo del proyecto La Huerta Colaborativa, funciona desde 2019 en esta zona de la Región de Valparaíso. Se trata de una iniciativa colaborativa entre la Ilustre Municipalidad de Casablanca -con fondos del Instituto de Desarrollo Agropecuario (INDAP)-, y Viñedos Veramonte, en apoyo a los pequeños agricultores de la comuna, que se ven afectados por la falta de terreno y agua, potenciando su trabajo bajo una línea de agricultura limpia y sustentable.

Huerta orgánica ©Viñedos Veramonte (2)
Huerta orgánica ©Viñedos Veramonte 

Terreno para trabajo orgánico y un invernadero

El programa, que está planificado para ocho años, empezó con la entrega del terreno para el uso de los beneficiaros, quienes han sembrado, cosechado y vuelto a sembrar, pudiendo vender sus productos y obtener la certificación orgánica, a través de la Ley de Producción Orgánica.

Huerta orgánica ©Viñedos Veramonte (11)
Huerta orgánica ©Viñedos Veramonte 

Durante junio, se inauguró un invernadero en el Viñedo Veramonte para que los agricultores hagan sus almácigos, entre otras cosas, y tengan a su disposición una bodega. Más adelante, el proyecto se completará con la construcción de un lugar para reunirse, la instalación de pequeños gallineros y un corral para ovejas, en búsqueda de la diversificación de productos.

©Viñedos Veramonte
©Viñedos Veramonte

Los beneficiarios pertenecen al 70% de las familias más vulnerables de la zona que, según el Registro Social de Hogares realizado por la Municipalidad de Casablanca, se comprometieron con el desarrollo de una agricultura limpia. José Aguirre, director Agrícola y gerente general de Viñedos Veramonte, explica que su recepción  ha sido positiva: “ellos están contentos por tener agua y suelo, además de estar vendiendo sus productos orgánicos. Todo lo que se hace ahí es producción orgánica. La idea era también que cuando teníamos funcionando del restaurante, comprarles sus productos orgánicos bajo el concepto de comercio justo”. Junto a esto, agrega que, con la construcción del invernadero y un futuro galpón, puedan vender ahí sus productos y recibir a los turistas que visitan la viña.

Lee también: La apuesta por un suelo vivo en la producción de vino orgánico

Así, este proyecto se mantiene en la línea del cultivo orgánico y biodinámica, que impulsa Viñedos Veramonte desde su propia producción. “Creemos que esa es la única forma de preservar los suelos y que sigan siendo fértiles y productivos, entregando productos de calidad a nuevas generaciones. La agricultura convencional lo único que ha provocado es la degradación de los suelos y menos fertilidad. Con lo orgánico podemos preservar la vida y calidad de los suelos, junto con no contaminar napas y aguas”, finaliza Aguirre.

Huerta orgánica ©Viñedos Veramonte (4)
Huerta orgánica ©Viñedos Veramonte 
Huerta orgánica ©Viñedos Veramonte (5)
Huerta orgánica ©Viñedos Veramonte 
Comenta esta nota

Comenta esta nota

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.