Puede que alguna vez, si tienes suerte, te hayas topado con este pequeño felino en algún paseo por las zonas cordilleranas de las regiones de Aysén y Magallanes o muy raramente en la región de la Araucanía. Aunque probablemente no hayas sabido diferenciarlo de su pariente el gato guiña (Leopardus guigna) o de un típico gato doméstico. Lo cierto es que debido a su pequeño tamaño y articular pelaje suele ser confundido con otras especies de felinos, siendo el gato más desconocido y difícil de ver en el territorio nacional.

Cachorro de gato de Geoffroy. Créditos: ©Eduardo Minte
Cachorro de gato de Geoffroy. Créditos: ©Eduardo Minte

Hablamos del gato de Geoffroy (Leopardus geoffroyi), uno de los felinos silvestres más abundantes de Sudamérica y uno de los menos estudiados en Chile. También conocido como gato montés sudamericano, este pequeño carnívoro se distribuye naturalmente desde el sudeste de Bolivia hasta la Patagonia, pasando por el oeste y sur de Paraguay, el extremo sur de Brasil, todo Uruguay, casi todo Argentina, y el sur de nuestro país.

En Chile, se le considera una especie escurridiza y difícil de ver debido a la poca información que se tiene de la especie y su similitud con otras especies de felinos. No obstante, se tienen registros de esta especie en escasas zonas de las regiones de Aysén y Magallanes, y algunos pocos en la región de La Araucanía. Su distribución en el territorio nacional es muy limitada.

“Este felino se encuentra en zonas bien aisladas en comparación de los otros felinos que habitan en Chile, por ejemplo, en Argentina, donde se conoce como gato montés sudamericano, se encuentra muy fácilmente, pero en Chile es muy desconocido y hay muy pocos registros. Principalmente se encuentra en la zona sur y austral del país, pero siempre más vinculada hacia la cordillera, generalmente hacia la frontera con argentina donde se cuenta con más número de registros”, indica Byron Guzmán Marín, presidente de la Fundación Coordinación de Felinos Silvestres Chile.

Gato de Geoffroy. Créditos: ©Cloudtail the Snow Leopard | Flickr
Gato de Geoffroy. Créditos: ©Cloudtail the Snow Leopard | Flickr

Habita en una gran diversidad de ecosistemas que van desde el bosque y matorral caducifolio del Gran Chapo, pasando por las Pampas, hasta las estepas semiáridas de los Andes australes. Solo esta ausente de los bosques húmedos y selvas extensas, aunque vive en selvas en galería y zonas de humedales.

Vale decir que esta especie demuestra alta capacidad para explorar hábitats antropizados, por lo que igual se encuentra presente en lugares con presencia humana. No obstante, tiende a preferir áreas con cobertura arbórea.

“Lo otro también es que este felino igual ha presentado registros cercanos a centro urbano, por ejemplo,  encontramos más de un registro en Coyhaique, que es una ciudad que ya presenta una población de gato de Geoffroy establecida y se está viendo fuertemente amenazada por las parcelaciones que se venden a muy bajo costo”, señala Guzmán Marín, quien además es ingeniero en Biotecnología.

Vale decir que es conocido como el gato de Geoffroy en honor al zoólogo francés del siglo XIX Étienne Geoffroy Saint-Hilaire, que lo registró por primera vez. Varias especies de animales también recibieron su nombre, como la tortuga de Geoffroy (Phrynops geoffroanus), el tití de Geoffroy (Callithrix geoffroyi) y el mono araña de Geoffroy (Ateles geoffroyi).

Un olvidado felino de los bosques y matorrales sudamericanos

Si bien esta especie tiene muchas similitudes con su pariente el gato güiña y con el gato doméstico, sobretodo en casos de melanismo, lo cierto es que este gato tiene distintas particularidades que lo hacen un felino único. 

Gato de Geoffroy capturado por una cámara trampa. Créditos: ©Fundación Coordinación de Felinos Silvestres Chile
Gato de Geoffroy capturado por una cámara trampa. Créditos: ©Fundación Coordinación de Felinos Silvestres Chile

Es un gato pequeño y robusto, de orejas grandes, nariz rosada y pelaje corto y áspero, cuyo tamaño y coloración va variando de acuerdo a zona geográfica donde se encuentre de su rango de distribución. Generalmente los gatos de Geoffroy miden alrededor de 60 cm, más unos 30 cm de largo de cola, y pesan alrededor de 4kg. No obstante, los individuos que viven al sur de su área de distribución suelen ser más grandes de los que se encuentran al norte.

Mientras que su pelaje, repleto de muchas manchas negras, también varía de color dependiendo de la región: la coloración de su pelaje va desde amarillo pardusco en el norte hasta grisáceo en el sur. Como indica Byron Guzmán: “Siempre se da a conocer este felino como color gris con manchas negras. Sin embargo, nosotros tenemos registro que no solamente son gris, sino también hay otros moteados o más café amarillento, parecido al gato güiña, y el color va variando”, señala el presidente de la Fundación Coordinación de Felinos Silvestres Chile.

Vale decir que, también, son muy comunes los individuos con melanismo (de pelaje negro), principalmente en las zonas húmedas o boscosas. No obstante, en Chile no existen registros de gatos de Geoffroy melánicos.

Artículo relacionado
Un encuentro fugaz con dos cachorros de gato de Geoffroy
gato de Geoffroy. Créditos: ©Eduardo Minte
gato de Geoffroy. Créditos: ©Eduardo Minte

“A comparación de otros países, no hemos encontrado registros de melanismo. En otros países se da muy fuerte el melanismo, que son los individuos que presentan la pigmentación oscura o negra, no hay públicos de gato de Geoffroy melánico en Chile. Y eso no significa que no haya, sino más que nada es una falta de proyectos e investigaciones enfocadas a esta especie. Quizás alguna persona encontró un gato de Geoffroy melánico, pero pensó que era otra especie”, señala el presidente de la fundación Coordinación de Felinos Silvestres Chile.

Este pequeño carnívoro posee hábitos principalmente crepusculares y nocturnos. Durante el día suele dormir oculto entre las ramas de los árboles o en vegetación densa, mientras que en la noche se dedica a cazar desde los árboles o en el suelo.

Es una especie que pasa la mayor parte de su tiempo en el suelo, no obstante, es un trepador muy ágil que puede caminar por la parte inferior de las ramas. Para ello, tiene garras muy afiladas que, además, le son muy útiles para cazar.

Respecto a su alimentación, se le describe como un depredador oportunista que se alimenta de lo que sea más abundante, no obstante, suele alimentarse principalmente de ratones, conejos, liebres y otros mamíferos pequeños, además de pequeños reptiles y aves. Así mismo, pueden cazar en el agua en busca de anfibios y peces.

Son animales muy solitarios y elusivos, con rangos de hogar que varían entre los 2 y los 12km2. El área de acción de los machos suele ser 3 veces mayor que el de las hembras y marcan su territorio con orina y heces.

Son animales poligínicos, es decir, que un macho se aparea con varias hembras. Las hembras solas se hacen cargo de las crías hasta que ellas se vuelven completamente independientes a los 8 meses de edad.

Gato de Geoffroy en Estancia Lazo. Créditos: ©Matías Schilling | Fundación Awasi
Gato de Geoffroy en Estancia Lazo. Créditos: ©Matías Schilling | Fundación Awasi

La hembra preñada busca muy cuidadosamente una guarida segura para tener su camada, la cual puede ser una grieta en rocas, un arbusto o un rincón de un árbol, y los cachorros se desarrollan bastante rápido: se ponen de pie alrededor de los cuatro días, comienzan a caminar a las dos o tres semanas y ya pueden trepar a las seis semanas.  Vale decir que la hembra puede dar a luz a una camada de una a cuatro crías al año.

Algo que es inusual entre los felinos, pero que los gatos de Geoffroy hacen seguido, es levantarse sobre sus patas traseras, con el apoyo de su cola, para ver lo que sucede en su entorno, al igual como hacen las suricatas.

Asimismo, vale decir que hay bibliografía que indica que el gato de Geoffroy es un excelente nadador, algo que contrasta con la mayoría de sus pares felinos. No obstante, desde la Fundación Coordinación de Felinos Silvestres Chile opinan que no hay suficiente investigación sobre su comportamiento para realizar esa afirmación.

“Hay bibliografía donde se cita que el gato de Geoffroy es un buen nadador, pero no hay registro en Chile donde demuestre que esté nadando. No hay registros audiovisuales, se podría decir de manera directa, del comportamiento de nado de la especie. Además, uno puede especular pero no se sabe si  es parte de su comportamiento natural o su se vio obligado a trasladarse por el agua porque lo estaba persiguiendo algún perro, por ejemplo. No hay estudios al respecto, de hecho, hace falta bastante estudio de los pequeños felinos silvestres relacionados a su comportamiento”, indica Byron Guzmán.

Gato de Geoffroy capturado por una cámara trampa. Créditos: ©Fundación Coordinación de Felinos Silvestres Chile
Gato de Geoffroy capturado por una cámara trampa. Créditos: ©Fundación Coordinación de Felinos Silvestres Chile

Reguladores de poblaciones de animales pequeños y especies introducidas

La naturaleza es muy sabia y por lo mismo, no deja nada al azar. Todas las especies, sepamos o no cuáles, tienen roles ecológicos que los convierten en especies indispensables para los ecosistemas en los que habitan. Y el gato de Geoffroy no es la excepción.

 Al alimentarse de pequeños mamíferos como roedores, conejos y liebres, cumplen un importantísimo rol como controladores de plagas y ayudan a regular la población de distintas especies introducidas y dañinas para los ecosistemas de nuestro país como la liebre europea (Lepus europaeus) y el conejo común (Oryctolagus cuniculus).

Vale decir que en el territorio nacional, uno de los alimentos favoritos del gato de Geoffroy es la liebre europea, siendo uno de los principales depredadores de esta especie invasora. Así lo señala Byron Guzmán: “Tiene un rol ecológico muy importante. Aparte de ser un felino, un depredador tope, tiene un rol muy importante en cuanto a controlar especies invasoras como la libra europea, y controlador de las poblaciones de algunos tipos de roedores”.

Artículo relacionado
Pali-Aike, entre volcanes y ecos ancestrales
Gato de Geoffroy. Agradecimiento: Erick Federico González Vergara, María González y al Servicio Agrícola y Ganadero
Gato de Geoffroy. Agradecimiento: Erick Federico González Vergara, María González y al Servicio Agrícola y Ganadero

Así, el gato de Geoffroy, como todo depredador tope, cumple un rol fundamental en la conservación de los ecosistemas y ayuda a mantener el equilibrio poblacional de las especies que habitan en él.

Amenazas y estado de conservación

El gato de Geoffroy es una de las especies más comunes de felinos silvestres de Sudamérica y, por el momento, no presenta serios problemas de conservación. Sin embargo, se cree que su población se vio muy mermada debido a la fuerte presión de la caza comercial de esta especie desde 1960 hasta finales de la década de 1980, siendo muy perseguido por su piel.

Vale decir que el gato de Geoffroy es uno de los felinos manchados más explotados por el comercio peletero. Por ello es que en Chile, y en la mayoría de los países donde habita, se encuentra prohibida su caza y captura, y a nivel internacional está incluido en el apéndice I de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestre (CITES).

No hay estimaciones actuales del tamaño de la población de este felino, pero está clasificado como en “Preocupación Menor” (LC) según la lista roja de la UICN, ya que se encuentra muy extendido y es abundante en la mayor parte de su área de distribución.

Gato de Geoffroy. Créditos: ©Charles Barilleaux
Gato de Geoffroy. Créditos: ©Charles Barilleaux

Actualmente, la principal amenaza del gato de Geoffroy está relacionada con la destrucción y fragmentación de su hábitat debido a la deforestación y la proliferación de parcelaciones irregulares en zonas rurales en los últimos años.

Si bien, esta especie es tolerante a la modificación y degradación de su hábitat, y está presente tanto en zonas bien conservadas como en sitios altamente modificados por la actividad antrópica -ya sea por la actividad agropecuaria o por urbanización-, está sometida a altos niveles de mortalidad. Esto fundamentalmente por la caza paliativa (para evitar la depredación y pérdida de aves de corral), el atropellamiento en rutas, los incendios forestales, la depredación por perros, y la exposición a patógenos y parásitos compartidos con perros y gatos domésticos.

“En base a los registros que nosotros tenemos, las principales amenazas del gato de Geoffroy son el conflicto con las aves de corral, que conlleva la persecución por parte de las personas y algunas veces llegan a provocar su muerte. Otra amenaza son las carreteras y la presencia de gatos y perros domésticos. Y el otro también que se podría decir que son amenazas que van derivadas de estos mismos factores, que son la contaminación acústica que se pueden dar por autos y motocicletas en estos sectores, y la pérdida de su hábitat natural por las parcelaciones, que se está dando fuertemente en el sur de Chile”, dice Byron Guzmán.

Perro captado por una cámara trampa en el territorio donde habita el gato de Geoffroy. Créditos: ©Fundación Coordinación de Felinos Silvestres Chile
Perro captado por una cámara trampa en el territorio donde habita el gato de Geoffroy. Créditos: ©Fundación Coordinación de Felinos Silvestres Chile

Cabe destacar que el gato de Geoffroy es la especie de felino silvestre menos atropellada en el país según los registros, sin embargo, esta información podría estar viciada por diversos factores que impiden la correcta identificación de la especie.

“Nosotros como fundación tenemos muchos registros de gatos silvestres atropellados, pero el que presenta menor número de atropellos es el gato de Geoffroy. Eso puede darse porque no hay en, verdad, tanto número de registros de encuentros con este felino, o también, porque hace falta más visibilización de esta especie porque muchas veces pasa en las mismas comunidades no saben cómo diferenciarlo con el gato güiña, que sería otro gato muy parecido al gato de Geoffroy. Entonces puede generar un espejo donde la misma comunidad haya tenido encuentros con el gato de Geoffrey, pero lo ven como un gato güiña, entonces queda invisibilizado”, agrega Byron Guzmán.

Asimismo, otra amenaza que aparece y que cada día toma más relevancia es la poca información que existe sobre esta especie en el país. Su vida poco documentada y escasos avistamientos dejan en evidencia la necesidad de seguir descubriendo más sobre esta especie, para generar planes de conservación adecuados y lograr que siga expandiéndose en el territorio nacional.

Cabe destacar que la última estimación de la densidad poblacional del gato de Geoffroy que se realizó en el país fue en el año 1996 y solo se refería a la población en Torres del Paine, que indica que habitan entre 7 y 12 individuos por cada 100km2.

Esta especie está catalogada como “En Peligro” (EP) en el Sistema de Clasificación de Especies de Chile.

Infografia LS - Amelia Órtuzar
Infografia LS – Amelia Órtuzar
2 Comentarios

2 Comentarios

  1. Jenny Holguin Berrio

    Excelente nota, el gato es hermoso, lindo gatito silvestre, es extraño y exótico un gato silvestre tan pequeño, es tierno y bello. Me encantan los gatos🐱. Gracias por la nota.

    1. Opino lo mismo que tú, felicito tu buen gusto

      Los felicito por su descubrimiento e investigación, es una tristeza que su tan restringido hábitat se encuentra amenazado como ocurre con miles de especies. Espero y deseo que protejan a este pequeño y hermoso gatito para que no se extinga y conozcamos más de su vida

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.