Ladera Sur Copao, el superalimento del desierto chileno
Copao, el superalimento del desierto chileno

Cultura y Patrimonio

Copao, el superalimento del desierto chileno

Con la misma cantidad de potasio que un plátano e igual de hidratante que un coco, el copao es un fruto 100% chileno que está dando que hablar. Además de ser rico, fresco y contar con múltiples beneficios para nuestra salud, se está transformando en una alternativa económica para la agricultura a menor escala del norte chico de nuestro país. Todos los detalles en este artículo de nuestra periodista Javiera Ide. 

Se trata del fruto de un cactus silvestre endémico de las regiones de Atacama y Coquimbo que de a poco ha comenzado a irrumpir en la escena gastronómica nacional. El fruto de la cactácea Eulychinia acida, tiene múltiples beneficios y ha demostrado ser mucho más que un producto para alimentar a las cabras de secano, el uso que tradicionalmente se le ha dado. Hoy se comercializa incipientemente como jugo, helado, mermelada y pulpa, siendo un ingrediente local interesante a tener en cuenta.

En los países Latinoamericanos, alrededor de 20 especies de cactus o sus frutos son consumidos por el ser humano y el copao es uno de ellos. ¿A qué se parece? Pues hay referencias que nos pueden ayudar: su forma es redonda, de piel color verde o rosada, con pequeñas escamas y tiene una amplia variabilidad en peso y tamaño. Anita Amenábar, creadora del blog Espacio Culinario, ha estado probando varias recetas con él. “Tiene un sabor bien ácido, yo diría entre kiwi y limón”, explica.

©INIA
©INIA

Quizás, nuestro acercamiento más común con este fruto endémico es el famoso Palo de Agua, souvenir que es vendido en casi todas las ferias artesanales de Arica a Punta Arenas. Este se hace con el cactus del Copao. El cactus es secado al sol y las espinas se introducen dentro. Las semillas al pasar generan el sonido de “lluvia” tan característico.

Los beneficios

©INIA
©INIA

También denominado como rumpa, esta fruta tiene muchísimas bondades para nuestro organismo y en los últimos años ha atraído el interés de la ciencia principalmente por su gran poder antiinflamatorio. A través de las investigaciones realizadas, se ha demostrado que la fruta es una buena fuente natural de vitamina C. También por su alto contenido en sodio y potasio, al mismo nivel que un plátano, ayuda a regular el equilibrio hídrico mediante un efecto rehidratante. También contiene minerales que se pierden con el sudor, aporta fibra dietética soluble, es baja en calorías y contiene compuestos antioxidantes, aseguran desde el INIA, instituto que lleva años trabajando junto a FIA (Fundación para la Innovación Agraria) por el rescate y valorización del patrimonio agroalimentario de Chile.

©INIA
©INIA

Sin embargo, su explotación aún es muy baja y la recolección es bastante artesanal, por lo que los esfuerzos del INIA se han destinado a conocer las potencialidades comerciales del fruto y en cómo mejorar su manejo agronómico. De esta forma, el copao ha comenzado a salir del anonimato para convertirse en una alternativa productiva, en una posibilidad real para complementar los ingresos económicos de familias campesinas del secano de las regiones de Atacama y Coquimbo, zonas que llevan años batallando contra una implacable sequía.

Hoy, iniciativas como las del INIA están incentivando el cooperativismo en torno a este fruto. Producto de un programa que impulsaron hace dos años nació Rumpacoop, agrupación compuesta por productores del valle de Limarí,  que fueron capacitados en la elaboración de alimentos en base a copao y orientados comercialmente para que pudieran ingresar a diferentes mercados del país. De esta manera, han podido conectar con empresarios gastronómicos y hoteleros que han incorporado el producto en sus cartas y platos. “Hemos realizado un estudio de mercado, degustaciones, asesoramiento en plan de negocios y propuesta de elaboración de productos para poder posicionar el copao en el entorno”, explica Angélica Salvatierra investigadora de INIA Intihuasi y una de las pioneras del tema en el país.

©INIA
©INIA
Se trata de uno de los tesoros de nuestro Chile, un fruto único y resistente que fue consumido ancestralmente por los diaguitas y que hoy se encuentra en manos de la agricultura familiar campesina. El copao es sano, ácidamente rico y también, un producto que genera un bajísimo impacto medioambiental. ¿Alguien dijo yo?

Dónde encontrarlo

©INIA
©INIA

Si después de saber todos sus beneficios te dan ganas de probarlo, te dejamos algunos datos clave. Como explica Anita Amenábar de Espacio Culinario, su uso más fácil es consumirlo en jugos o en cocktelería. “También puede usarse para postres o recetas saladas, picado o molido como aderezo por ejemplo. Incluso podría ser en un carpaccio de verduras o cebiche”, asegura.

Datos:

  • Manquenor es un emprendimiento familiar ubicado en la comunidad Agrícola Manquehua, en la comuna de Combarbalá, Región de Coquimbo. Trabajan bajo los preceptos del comercio justo y la agricultura ecológica. Ellos comercializan mermeladas orgánicas de copao y jugos que puedes encontrar en las tiendas Mundo Rural de INDAP.
  • La heladería artesanal El Gelatto de Vicuña (en Gabriela Mistral 438) y la heladería Qué Rico, de Tongoy (Fundación Sur 046) venden exquisitos helados de Copao. Más refrescante imposible.
  • El copao se cosecha entre los meses de diciembre y abril, y en sectores rurales de la III y IV región es fácil encontrar puestos de campesinos que lo venden frescos.

Galería (4)