Históricamente se ha concebido la pesca como una actividad que tiene la misma finalidad de la caza o la recolección, obtener comida del medio silvestre. Sin embargo, la pesca va más allá. Desde hace mucho tiempo algunas personas vieron en esta actividad algo más en el desarrollo de las habilidades para capturar un pez y que esta era, de por sí, una actividad recreativa.

Hablamos de la pesca deportiva cuyo desarrollo se ha dado de la mano con la creación de nuevos materiales para los equipos de pesca y anzuelos. Durante siglos las innovaciones fueron pocas. Hay registros de la pesca en la época de los faraones egipcios o en tiempos del Imperio Romano en que usaban cañas de madera, líneas de fibras vegetales como el cáñamo o fibras trenzadas de animales como los pelos de la cola de los caballos. Así perduró la tradición más o menos hasta principios del siglo XIX cuando se empezaron a usar cañas de bambú compuestas y líneas de seda mucho más largas y resistentes, que almacenaban en rudimentarios carretes de madera o metálicos.

En el caso de Colombia hay evidencias del arte rupestre de Chiribiquete con pictografías que datan de finales del Pleistoceno y principios del Holoceno (hace más de 10.000 años) y ya dan indicios de la importancia de la pesca en la subsistencia del Homo sapiens. También hay restos arqueológicos de peces en la cuenca del Magdalena que muestran su aprovechamiento desde por lo menos 1.000 años.

Foto: Mónica Andrea Morales.
Foto: Mónica Andrea Morales.

Es por esto que la pesca deportiva o recreativa tiene una característica principal en todo el mundo: se realiza con una caña o vara, de la cual sale una línea que va al agua y que sirve para capturar el pez con un anzuelo. También son consideradas como deportivas las modalidades que no están dirigidas a capturar un pez sino a “engañarlo” con un señuelo o mosca sin anzuelo.

Desde el 2019, el Instituto Humboldt ha venido trabajando en una agenda nacional centrada en los Recursos Hidrobiológicos y Pesqueros Continentales de Colombia, dada la importancia de este componente de la biodiversidad para las comunidades humanas del país.

El pavón o tucunaré (Cichla ocellaris). Foto: Mónica Morales.
El pavón o tucunaré (Cichla ocellaris). Foto: Mónica Morales.

Es así como los peces y su aprovechamiento han tenido una atención particular dentro del quehacer científico del Instituto, ya que ha liderado diferentes estudios orientados a su conservación y aprovechamiento sostenible. Dentro de esta agenda investigativa se encuentra la línea de pesca deportiva, resultados que hoy se presentan con la publicación número XVIII “La pesca deportiva continental en Colombia” (2019).

De acuerdo con la publicación, esta modalidad de pesca se realiza en el 80% de los departamentos del país, principalmente en Vichada, Guainía, Antioquia, Boyacá, Caldas, Cauca, Cundinamarca, Nariño, Santander, Sucre y Valle del Cauca; tanto en el mar como en las aguas continentales, ríos, lagunas, ciénagas, lagos incluyendo los embalses, lagos artificiales o estanques donde se cultivan especies introducidas (exóticas y trasplantadas).

Artículo relacionado
ESTUDIO | La estrategia secreta de las hembras de jaguar para evitar el asesinato de sus crías
Foto: Juan Carlos Lenz.
Foto: Juan Carlos Lenz.

Las cuencas con mayor número de especies de interés para la pesca deportiva son el Amazonas y el Orinoco con 42 y 43 especies, respectivamente, le sigue el Magdalena con 28 especies, de las cuales el 53% de las especies son exóticas o trasplantadas.

Además, como producto de esta investigación se elaboró el listado de las especies de interés deportivo y se reconocen 76 especies, de las cuales 19 especies se encuentran amenazadas a nivel nacional y seis son especies introducidas. Las 76 especies están agrupadas en 11 órdenes, 22 familias y 47 géneros.

Pavon pinta de lapa (chichla tamensis) Foto: Juan Carlos Lenz.
Pavon pinta de lapa (chichla tamensis) Foto: Juan Carlos Lenz.

Justamente por la condición de amenaza de algunas de estas especies, es importante establecer los estándares de manejo dentro de la práctica con el objetivo de lograr los propósitos de sostenibilidad.

De acuerdo con Carlos A. Lasso, investigador y líder de la línea de Recursos Hidrobiológicos y Pesqueros del Instituto Humboldt, “algunas de estas especies son consideradas también como un recurso pesquero de consumo con fines comerciales, pero son más sensibles que otras a la pesca dadas sus historias de vida y la recomendación es que sean tratadas aparte, exclusivamente para la pesca deportiva o recreativa, mediante la captura y liberación (pesque y suelte), de modo que se garantice en mayor medida su supervivencia y sostenibilidad. El ejemplo más claro es el de los pavones o tucunarés (Cichla spp), picudas (Salminus spp) y payaras (Hydrolycus spp) . Hay evidencias en otros países de un mayor beneficio tanto desde el punto de vista ecológico como económico en el uso de este tipo de especies, al ser únicamente consideradas para la pesca deportiva, sin embargo, se requiere realizar este tipo de estudios en Colombia”, señaló Lasso.

Pavon pinta de lapa (chichla tamensis) en el río Inírida. Foto: Juan Carlos Lenz.
Pavon pinta de lapa (chichla tamensis) en el río Inírida. Foto: Juan Carlos Lenz.

Dado que esta actividad se está practicando en casi todo el país, es indispensable garantizar que sea sostenible, para lo cual es necesario tener cada vez más información tanto de la actividad como de las especies objeto de pesca que permita la toma de decisiones asertivas.

Artículo relacionado
La Ruta de los Jesuitas: uniendo los lagos Rupanco y Todos Los Santos

“El estudio y la ordenación de la pesca deportiva es aún muy incipiente en el país, y aunque se cuenta con unos lineamientos generales en el Código de conducta para la pesca deportiva responsable en Colombia (Aunap 2012), es necesario implementar todas las acciones ahí consignadas. En este sentido, el papel colaborativo del sector ambiental y en particular de las corporaciones autónomas regionales, es fundamental”, puntualizó Lasso.

Foto: Juriepe Cano.
Foto: Juriepe Cano.

En esta misma línea, Hernando García, director del Instituto Humboldt hace un llamado a aunar esfuerzos en la construcción de proyectos conjuntos de investigación, partiendo por un primer diagnóstico a nivel de país y regiones. “Consideramos totalmente necesario llevar a cabo investigaciones sobre el impacto de la pesca deportiva en ciertas regiones y lugares de pesca tradicionales, de manera que tengamos información robusta y de calidad sobre el desarrollo de esta práctica”.

Afiche Pesca Deportiva Instituto Humboldt
Afiche Pesca Deportiva Instituto Humboldt

Y es que según señala la publicación, por ejemplo, si bien muchos pescadores capturan y liberan, no existe seguimiento al efecto de los anzuelos, señuelos y carnadas sobre la captura de los peces, y su mortalidad si así fuera el caso.

En esta publicación será posible encontrar una completa caracterización científica de la pesca deportiva, así como una visión amplia de esta práctica que abarca desde la normativa vigente que la regula, hasta la información relevante de cada especie considerada como deportiva. Es además una guía lúdica para pescadores deportivos y personas que quieran iniciarse en esta práctica.

“Sin duda esta obra se convierte en un punto de partida para que autoridades ambientales y tomadores de decisiones sobre los recursos hidrobiológicos del país tengan una perspectiva más completa con información técnica y científica sobre la pesca deportiva, con el fin de promover el uso responsable y sostenible de la increíble diversidad biológica, de manera que pueda consolidarse como una alternativa para las comunidades alejadas de los centros urbanos que dependen de ella”, concluyó el director del Instituto Humboldt.

Descargue la publicación aquí http://repository.humboldt.org.co/handle/20.500.11761/35964

Publicación a la venta

*Imagen principal: Alberto Mejía.

Comenta esta nota

Comenta esta nota

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.