Crédito: © La Izquierda
Crédito: © La Izquierda

Funcionarios e inspectores del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de Argentina peinan desde hace semanas una extensa área de terreno entre las estaciones de bombeo de Medanito y Crucero Catriel de la empresa Oleoductos del Valle (Oldeval) donde el pasado viernes 10 de diciembre ocurrió un derrame de crudo que ha sido atribuido a la rotura de una tubería.

Desde el sector petrolero se reconoció, apenas comenzaron a circular los videos por las redes sociales, que se estaba frente al derrame más grande de los últimos diez años. La empresa Oldeval cuenta con la concesión de oleoductos desde principios de la década del ’90 y es la más grande transportadora desde la Cuenca Neuquina hacia las refinadores del sur de Buenos Aires.

Crédito: © Diario 10
Crédito: © Diario 10

El incidente sucedió dentro del área Medanito, de la concesionaria Petróleos Sudamericanos, en un oleoducto de 16 pulgadas. Por tratarse de un incidente en la red de transporte de crudo, la autoridad de aplicación es la Secretaría de Energía de la Nación en los aspectos relacionados con el control y la regulación de la infraestructura del ducto.

Las autoridades buscan desde entonces evaluar el daño ocasionado y garantizar el ejercicio del control frente a la emergencia ambiental en la zona donde ocurrió el siniestro de hidrocarburos. La Secretaría de Ambiente y Cambio Climático de Río Negro dispuso que la empresa realice una reforestación en la zona para paliar la extracción de flora autóctona que fue arrastrada en la limpieza de terreno y la contratación de un veterinario para que cuide la fauna del lugar.

Sergio Federovisky, secretario de Control y Monitoreo Ambiental de la cartera de Ambiente que conduce el ministro Juan Cabandié, expresó en días pasados a diarios locales: “El Ministerio está presente y bajo el amparo de la Ley General del Ambiente exigimos el seguro ambiental obligatorio que la empresa debe tener para poder aventar una situación de riesgo de estas características para proteger a las y los ciudadanos y al Estado de un desastre ambiental». «La presentación del seguro es para que el pasivo no recaiga sobre nosotros, sino para que se haga cargo la empresa que fue responsable del incidente”.

Crédito: © El Economista
Crédito: © El Economista

Por orden del ministro Cabandié, la BCA viajó a Río Negro y se encuentra trabajando en la zona. Estamos a la espera del informe de nuestros inspectores para conocer el daño ocasionado por el derrame”, resaltó el funcionario.

Artículo relacionado
Volver al bosque: la lucha por rescatar a los primates del tráfico ilegal en Colombia

La cartera de Ambiente nacional impulsa en todo el territorio nacional el cumplimiento de lo establecido por la Ley 25675 —general del ambiente— en su artículo 22. Esto quiere decir que aquellas actividades riesgosas que potencialmente puedan conllevar un incidente ambiental deben contar con una garantía financiera para responder por los siniestros que la actividad pudiera causar. El objetivo es que los posibles pasivos ambientales generados se mitiguen por medio de este instrumento.

Los técnicos de la Secretaría de Ambiente y Cambio Climático continúan verificando las tareas de contención y recuperación de la zona afectada por la rotura del oleoducto operado por la empresa Oldelval en la zona de Medanito. Confirmaron que la empresa ya retiró más de 1.300 m3 de terreno afectado por el derrame y prácticamente se terminó de recuperar todo el líquido.

Crédito: © Diario Río Negro.
Crédito: © Diario Río Negro.

Pedido de caución ambiental

La empresa sostuvo el sábado que el derrame había sido contenido, 24 horas después de que se reconoció la pérdida, e indica que ahora «se abocan a remediar la zona afectada». En ese sentido, el Ministerio de Ambiente exigió a la empresa responsable la presentación del seguro de caución ambiental.

El secretario de Control y Monitoreo Ambiental, Sergio Federovisky, expresó que «el seguro ambiental obligatorio que la empresa debe tener para poder aventar una situación de riesgo de estas características para proteger a las y los ciudadanos y al Estado de un desastre ambiental», bajo el amparo del artículo 22 de la Ley General del Ambiente.

«La presentación del seguro es para que el pasivo no recaiga sobre nosotros, sino para que se haga cargo la empresa que fue responsable del incidente«, confió Federovisky.

*Con información de: Página 12, Ministerio de Ambiente y Diario 10.
Comenta esta nota

Comenta esta nota

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.