En estas vacaciones, muchos están listos para ponerse sus zapatos de trekking, agarrar sus bastones y emprender rumbo a los únicos paisajes del sur de Chile, característicos, entre otras cosas, por sus maravillosos bosques nativos. 

Para los que buscan adentrarse a ellos, junto a Andeshandbook, un sitio web colaborativo cuyo objetivo es documentar y difundir la información más completa y confiable sobre rutas y cerros de los Andes, seleccionamos 5 novedosas rutas de trekking. 

“En todas estas rutas el bosque es el elemento principal del paisaje, y cada una esconde más de alguna sorpresa para volver a asombrarnos de estos ecosistemas.  Además, las propuestas son recorridos menos habituales de caminatas por bosques, por lo que será más fácil tener un encuentro con este ecosistema en una forma menos alterada por la mano humana”, comenta José Antonio Mena, director ejecutivo de AndesHandbook. 

1. Mirador del volcán Sarnoso

Para esta primera recomendación nos trasladaremos a la Región de Los Lagos, en las inmediaciones de los lagos Rupanco y Puyehue. El mirador del volcán Sarnoso es apto para un trekking familiar, siendo de dificultad baja. Su distancia, ida y vuelta, es cercana a 7 kilómetros con un desnivel acumulado de 721 metros, lo que se puede recorrer entre tres o cuatro horas.

Es una ruta de baja dificultad que puede demorar entre 6 y 8 horas en recorrer.
Es una ruta de baja dificultad que puede demorar entre 6 y 8 horas en recorrer. Créditos: José Antonio Mena

La ruta asciende por una sección del volcán Sarnoso, también conocido como “cerro Sarnoso”, un estrato volcán extinto. Este se ubica en los límites del Parque Nacional Puyehue, pero el sendero no es parte oficial de la red de senderos del área protegida, sino que se habilitó para el excursionismo por los mismos habitantes del sector.

Esta ruta es ideal para un trekking familiar.
Esta ruta es ideal para un trekking familiar. Créditos: José Antonio Mena

Este ascenso lleva al hombro del volcán, más conocido como el “mirador”. Hay vistas de los lagos y volcanes Puntiagudo, Osorno, Tronador, Puyehue y Casablanca, entre otros. El camino nos adentra en un bosque del cual empezamos junto a un enorme coigüe, para seguir por lengas y ñirres. La ruta está marcada con cintas naranjas.

Trazado de la ruta.
Trazado de la ruta. Créditos: José Antonio Mena

“Las vistas a los lagos y volcanes suelen ser bonitas, pero el panorama desde este mirador del lago Rupanco, con el volcán Puntiagudo, Tronador y tantos otros, es extraordinario” comenta Mena.

El recorrido se puede hacer durante todo el año, aunque en invierno puede haber nieve en la mitad superior del sendero.

2. Refugio volcán Calbuco

Este sendero es una caminata de 15 km (ida y vuelta) por una boscosa ladera del volcán Calbuco. En ese recorrido se puede conocer el salto del río Blanco, un lecho de río de origen volcánico, vistas a la cara sur del volcán Calbuco y un recorrido a través de numerosas especies nativas propias de los bosques sureños, incluyendo una zona de cipreses y alerces de gran antigüedad. También es posible conocer un clásico sector de campamento de montaña con un rústico refugio utilizado por generaciones de andinistas que han querido alcanzar la cumbre del Calbuco en su ruta normal.

Artículo relacionado
Desde la Madriguera: la relevancia de los humedales costeros y Chile como destino de aventura post pandemia
En este sendero podemos ver ríos y diversas especies.
En este sendero podemos ver ríos y diversas especies. Créditos: José Antonio Mena

Es una ruta de baja dificultad, con un desnivel de 739 metros, que puede demorar entre 6 y 8 horas en recorrer (ida y vuelta). Está inmersa en la Reserva Nacional Llanquihue. En el recorrido es posible ver especies como mañíos, coihues, lumas, ulmos, cipreses, alerces, canelos y lengas. Mena comenta que hay un área “muy especial” en donde conviven el ciprés y el alerce. El inicio de senderos tiene señaléticas y un letrero de Conaf.

Este es un trekking de baja dificultad
Este es un trekking de baja dificultad. Créditos: José Antonio Mena

Se puede realizar durante todo el año, aunque el invierno puede ser más duro en la zona.

El recorrido del volcán Calbuco dura aproximadamente 7 horas.
El recorrido del volcán Calbuco dura aproximadamente 7 horas. Créditos: José Antonio Mena

3. Playa Cole Cole – Río Anaí

Para este recorrido nos vamos al Parque Nacional Chiloé para conocer la hermosa playa Cole Cole. Para llegar a ella es necesario recorrer playas y bosques remontando desde el sur. Desde esta misma playa es posible recorrer otros senderos del bosque siempreverde del parque, como el del río Anai. “Este recorrido permite encontrarse con algunos de los más grandiosos arrayanes de la isla», agrega Jose Antonio.

Esta ruta dura aproximadamente 5 horas.
Esta ruta dura aproximadamente 5 horas. Créditos: Cristina Ferrer

La ruta es de unos 12 kilómetros ida y vuelta, por lo que puede demorar entre 4 y 6 horas en desarrollarse. Es de baja dificultad, con un desnivel de 271 metros.

Para llegar a la playa es necesario recorrer bosques.
Para llegar a la playa es necesario recorrer bosques. Créditos: Cristina Ferrer

No solo se puede disfrutar de la vista hacia el océano pacifico y los valles costeros durante el recorrido, sino que también podremos encontrar diversa fauna como el zorro chilote, el monito del monte y el ratón topo de Chiloé.

Es un área protegida.
Es un área protegida. Créditos: Cristina Ferrer

Esta ruta se puede hacer durante todo el año. Además, se puede utilizar el transporte público o particular para llegar.

5. Parque Nacional Alerce Costero – Renovales de Alerce 

La última recomendación es una ruta para adentrarse en alerces de la Región de Los Ríos, en el Parque Nacional Alerce Costero, un área protegida conocida por mantener un ejemplar milenario de alerce de más de 3500 años, conocido como el “Abuelo Alerce”.

Artículo relacionado
Chile gana World Travel Awards 2015 como mejor destino de turismo aventura. Entrevista a directora de Imagen Chile
La ruta dura 30 minutos.
La ruta dura 30 minutos. Créditos: Mario Arias

Esta ruta nos adentra a este lugar a través del sendero renovales de alerce, un semicircuito de 1,4 km de longitud, que tan solo en 30 minutos nos encanta con el bosque del lugar, que, además de alerces, entrega una muestra de la famosa “selva valdiviana”, donde se encuentran coihues, lengas, mañios y arrayanes. 

El alerce es un árbol siempre verde que puede alcanzar una altura de 45m.
El alerce es un árbol siempre verde que puede alcanzar una altura de 45m. Créditos: Mario Arias

5. Parque Nacional Alerce Costero – Alerce Milenario – Lañilahual

Para Mena, recomendar el sendero renovales de alerce, donde se pueden ver los árboles más jóvenes de esta especie, también requiere mencionar algo importante. En este parque nacional, al que se refiere como el que “posiblemente tenga la mejor infraestructura del país”, también permite conocer al alerce más viejo del mundo. 

En el Parque Nacional existe un ejemplar milenario de alerce de más de 3500 años.
En el parque existe un ejemplar milenario de alerce de más de 3500 años. Créditos: Mario Arias

La ruta dura aproximadamente 3 horas (ida y vuelta), recorre 5.3 km, con varias zonas de descanso durante el recorrido. Este bello recorrido se interna por un bosque de alerces adultos. 

Puedes visitar el parque durante todo el año, aunque en otoño e invierno hay que considerar el clima con lluvias y bajas temperaturas que puede hacer el recorrido un poco más duro.

Esta es un aérea protegida.
Esta es un aérea protegida. Créditos: Mario Arias

En relación a todas estas rutas, Mena comenta: “el bosque es el elemento principal del paisaje, y cada una esconde más de alguna sorpresa para volver a asombrarnos de estos ecosistemas”.  

De esta forma, es clave cuidar los ecosistemas que se visitan. Se trata de senderos menos conocidos, por lo tanto “será más fácil tener un encuentro con estos ecosistemas en una forma menos alterada por la mano humana”, comenta el director ejecutivo de AndesHandbook. A esto agrega recomendaciones como “dejar todo en su sitio: las ramitas, palos, hongos, frutos, etc. Todo es parte necesaria de un ecosistema increíblemente complejo”.

En Andeshandbook se puede encontrar información actualizada y validada sobre estas y otras rutas de bosques de Chile. 

Comenta esta nota

Comenta esta nota

Responder...