Atlas ilustrado del Humedal de Cáhuil – Portada
Atlas ilustrado del Humedal de Cáhuil – Portada

El libro interminable

“Es el tiempo de ayudarnos entre todos para tener la naturaleza sana, para seguir disfrutando de nuestras vidas y de los visitantes”, escribe Luis Polanco, presidente de la Junta de Vecinos de Cáhuil N° 3, en la bienvenida comunitaria a los lectores del Atlas, presentado en Pichilemu por Luis Araya Barros, coordinador en Cáhuil del proyecto GEF de protección de Humedales Costeros.

El atlas aborda en 4 capítulos (Territorio, Biodiversidad, Habitantes y Futuro) la situación bio geográfica actual del territorio del humedal como parte de la cuenca del estero Nilahue, un poco conocido y hermoso ecosistema nacido de vertientes en la comuna de Hualañé, en la cordillera de la costa maulina, que origina la laguna y el humedal.

Coscorobas. ©Carolina González. Pág 116
Coscorobas en Humedal de Cáhuil ©Carolina González. 

Es la “laguna” la que atrae los focos con la icónica tradición salinera o su magnífico escenario de observación de fauna, pero el humedal -con la cuenca del estero Nilahue-, es un ecosistema diverso y complejo, presionado por todas las amenazas conocidas de la emergencia climática y la acción humana, con una comunidad crecientemente consciente de sus riesgos y decidida a hacerse cargo del futuro del medioambiente donde crecerán sus nietos.

El proyecto inicial, basado en la estructura del pequeño Atlas ilustrado del río Tinguiririca, creado hace 8 años por Vanessa Mancisidor y Juan Sharpe para la Junta de Vigilancia del río Tinguiririca, resultaba imposible para contener el caudal de investigaciones, testimonios de mujeres y hombres sosteniendo sus oficios tradicionales, el trabajo de artistas, entre otros; por lo que el libro creció mucho más allá.

El propósito era crear un Atlas biogeográfico ilustrado que pusiera en valor el patrimonio natural, humano y ancestral de los servicios ecosistémicos que proporciona el humedal de Cáhuil, en momentos delicados para la sustentabilidad de ecosistemas frágiles y amenazados.

Humedal Laguna Cáhuil ©Luis Araya Barros
Humedal Laguna Cáhuil ©Luis Araya Barros

”Este Atlas representa un bello trabajo, que pone en valor el patrimonio cultural y natural de una zona riquísima en biodiversidad, promoviendo así, su protección y conservación por parte de la comunidad, y el desarrollo de una coexistencia natural y un estilo de vida sustentable”, señala Diego Ramírez-Álvarez, especialista en conservación de la biodiversidad y asesor editorial de fauna del Atlas.

El libro plantea una mirada a los desafíos del territorio en 2022, con la voluntad de “promover la protección y conservación de los espacios naturales, plantas, animales, y el bienestar humano”, escribe Verónica González Ascuí, encargada de ecosistemas Acuáticos de la seremi de Medio Ambiente de O´Híggins.

“Es un orgullo poder participar en la construcción de un atlas de un lugar único y mágico, santuario para una gran biodiversidad de especies de flora y fauna, santuario también para muchos habitantes que aprendieron a vivir en armonía y cooperación con el territorio” indica Pablo Roses, guía de naturaleza, kayaquista y fotógrafo.

Pescador
Pescador en Humedal Laguna Cáhuil ©Sandra Jorquera

El humedal vive un período de intensa actividad comunitaria, científica, cultural y creativa, favorecido por el intercambio entre la cultura tradicional y las nuevas miradas traídas por los migrantes: “A los cáhuilinos nos ayuda la gente que ha llegado a vivir”, escribe Luis Polanco, el presidente de la Junta de Vecinos local.

Artículo relacionado
Trichetus manatus: La frágil resiliencia del manatí de las Antillas o manatí del Caribe

El Atlas se encuentra disponible de forma online en el sitio web del Proyecto GEF Humedales Costeros.

Estructura del libro

I El territorio

El mapa del estero Nilahue recorre una cincuentena de kilómetros, de sur a norte, desde la cordillera de la costa maulina, serpenteando en las quebradas, abastecido de agua por las escasas precipitaciones, también amenazado y afectado por las consecuencias de la mega sequía, aunque mantiene zonas con el bosque esclerófilo nativo, resistente a las plantaciones industriales.

El capítulo muestra el mapa del estero Nilahue desde su origen como curso principal de su red hidrográfica.

El desconocido Nilahue es introducido por Toradji Uraoka, hidrólogo; Lucía Abello, bióloga; Diego Ramírez-Álvarez, especialista en conservación de la biodiversidad; María Alejandra Paredes, bióloga marina y Cadudzzi Salas, investigador local, en un mapa ilustrado por Sebastián Silva.

El Territorio desarrolla artículos sobre hidrología, la barra de arena, servicios ecosistémicos, climatología, minerales -sal y arcilla-, mapa de delimitación de su “área funcional”, mapa de usos y coberturas de suelo, entre otros.

Carolina-González–Camino-Cáhuil-Bucalemu
Camino a Cáhuil-Bucalemu ©Carolina González 

Terremotos, sal y arcilla

En la sección de Minería/La sal, el Atlas aporta una investigación sobre la influencia del terremoto de 1751 en la formación de las salinas, de los historiadores Cristián Cofré León y Daniel Morón Stewart, y una versión de la historia oral del recuerdo de la comunidad sobre el origen de la sal, por Arturo Guajardo, hijo, nieto y hermano de salineros.

En la arcilla, el otro mineral presente, la escultora Macarena Irarrázaval, escribe sobre la permanencia del oficio, antes de alfarería en El Copao, ahora de greda en Pañul, donde está afortunadamente activo.

II La Biodiversidad: Un sitio prioritario de conservación

Más que el paraíso de las aves

La merecida fama de Cáhuil y el estero por su condición de paraíso de avifauna es una imagen recurrente y viralizada, pero también esconde la riqueza de sus especies de vertebrados terrestres y de anfibios, algunas tan anónimas y pequeñas como la Yaca (Thylamys elegans), marsupial chileno presente en el territorio, preciosamente ilustrada por Antonia Lara.

También ilustran la fauna Colomba Elton y Antonia Larraín. Escriben Diego Ramírez, Carolina Allendes, Marcelo Miranda y Sergio Baciocco.

Humedal de Cáhuil. ©Pablo Roses
Humedal de Cáhuil. ©Pablo Roses

La riqueza de la Flora

La laguna y el estero son sitios prioritarios de conservación también por su gran importancia para las plantas. Para la bióloga Lucía Abello, “toda la biodiversidad asociada a la laguna está en riesgo por su alta fragilidad frente al cambio climático y la intervención humana”. Las investigaciones de Abello, Marcia Ricci, y Daniel Alarcón, autores de los textos, cifran en 198 las especies de flora presentes, con 83 nativas.

Artículo relacionado
Agustín Iriarte, experto en mamíferos chilenos: "El sentido de mi vida es ayudar a conservar la fauna silvestre de Chile"

III Habitantes

El patrimonio humano / El tejido femenino

El propósito de este Atlas era también crear un libro atractivo para difundir en la comunidad, con el objetivo de interesar a los niños, jóvenes y estudiantes a poner en valor su cultura, su visión del territorio, y mostrar el magnífico ecosistema en que se desarrolla la vida de sus habitantes.

Este capítulo recorre la historia de la comunidad contada por ella misma, desde las investigaciones de Antonio Saldías sobre los primeros habitantes. Incluye un gran relato de Carlos Leyton sobre cuando Ciruelos fue el centro neurálgico costero de Colchagua.

El libro destaca la importancia femenina en la memoria viva de sus habitantes, con testimonios de mujeres mayores, y al tejido femenino como red que ha urdido la comunidad transmitiendo sus conocimientos ancestrales que permanecen pese a los cambios culturales, gracias a los trabajos de las investigadoras Ingrid Vásquez y Vilma Leiva Huanca, ambas del Centro de Desarrollo Sustentable (Cedesus).

Aborda la situación de la educación pública y ambiental con textos de Leila Reyes, directora de la escuela de Cáhuil, y Carlos Leyton, director de la renacida escuela de Ciruelos.

©Pablo Roses
©Pablo Roses

Oficios tradicionales

Esta sección muestra testimonios de los tesoros vivos de la humanidad como son reconocidos sus salineros. Y también muestra que, para muchas familias, la sal ha sido su principal actividad económica pero que todos eran y tienen muchos oficios: también son agricultores, balseros, pescadores, buzos, algueras, mariscadores, ostreros. Como explican sus testimonios la profesión que tenían “eran todas”.

La cultura / Nuevos habitantes

Una característica de la modernidad que influye sobre el territorio del humedal es que en “los últimos 25 años por razones distintas han migrado gente de oficios creativos: escritura, pintura, música, orfebrería, mueblería, fotografía, costura, artesanías y otras labores de creación independiente”, como explica Diego Rojas en su texto sobre los Nuevos Habitantes.

El movimiento creativo se vive también en sus talleres de trabajo, desde donde escribieron Isabel Klotz y Paco León para la sección de cultura.

IV Futuro

Esta sección es un espacio para que 10 autores, científicos, investigadores locales y miembros de la comunidad, reflexionen desde su disciplina y experiencia sobre cómo imaginan o proyectan el humedal en 2040.

Escriben: Verónica González Ascuí, Diego Luna, Simón Leisersohn, Diego Ramírez-Álvarez, Carlos Leyton, Flor Ilic García, Carmen Vargas, y Marco Labarca.