Ladera Sur Una nueva mirada a las Termas Geométricas
Una nueva mirada a las Termas Geométricas

Arquitectura del Paisaje

Una nueva mirada a las Termas Geométricas

Hace un tiempo atrás me propuse como desafío personal conocer los referentes emblemáticos de la arquitectura del paisaje y dentro de mi lista, uno de los casos pendientes eran las Termas Geométricas, diseñadas por Germán del Sol.

Desde su inauguración en 2003, este proyecto ha sido ampliamente registrado y difundido en los medios especializados de arquitectura y paisaje, convirtiéndose en un ícono turístico de la zona de Coñaripe, en la región de Los Ríos. A modo personal puedo afirmar que no hay registro sobre este proyecto que no haya leído; sin embargo, a pesar de ello, visitarlo fue una experiencia que me permitió ampliar lo ya conocido y registrar los detalles técnicos del proyecto, además de permitirme participar como usuario de las situaciones diversas y diálogos de interacción que se generan en el lugar.

Esto me motivó a escribir este post y a presentar bajo cuatro conceptos lo que podría describir como “mi experiencia relatada”, que correspondería a una nueva manera de presentar las Termas Geométricas, vinculando las operaciones de diseño, la experiencia de un visitante y el paso del tiempo en los proyectos de paisaje.

Los movimientos del agua

©Lía Aliaga
©Lía Aliaga

En las Termas Geométricas el agua es el hilo conductor y la pasarela el protagonista en todo momento. Mientras el agua fría de la quebrada fluye, el agua caliente que emana desde la ladera es contenida en piscinas donde el ancho y borde de la quebrada lo permiten. A lo largo del recorrido siempre están presentes y contiguos estos dos movimientos del agua.

En este aspecto, la retórica del agua es una cualidad relevante: el fluir y el sonido del agua siempre presente bajo tus pies; algunos hitos donde el agua es elevada para dejarla caer, formando duchas o enclaves; el agua en suspensión de la evaporación del agua caliente y finalmente las aguas quietas de los pozones que forman superficies de reflexión del paisaje a lo largo del recorrido.

Los Límites

©Lía Aliaga
©Lía Aliaga

A pesar de la topografía abrupta, los límites de la propuesta son consensuados y nunca son impedimento para deambular en el lugar. Los ángulos y quiebres generados por la pasarela si bien permiten un caminar dirigido, destacan en todo momento las características visuales y táctiles del paisaje, permitiendo acercarse y enfocar la mirada en farellones y superficies cubiertas de líquenes y helechos; evidenciar el origen y curso del agua termal; y esquivar y enmarcar los hitos del lugar como árboles y rocas, haciéndonos sentir así, a todo momento, que la quebrada nos es accesible y que el proyecto no solo facilita caminar, sino también interactuar y sorprenderse.

Paisaje Atmosférico

©Lía Aliaga
©Lía Aliaga

En las Termas Geométricas la cualidad ambiental es exacerbada y diseñada. El agua caliente que es conducida bajo la pasarela, las piscinas de acumulación del agua a altas temperaturas a lo largo del sendero y la propia evaporación producida por los diferenciales de temperatura del ambiente frío y el agua termal, generan una atmósfera nebulosa y de humedad que acompaña todo el recorrido. Esto le otorga una cualidad lúdica que permite aproximarse a la quebrada bajo un caminar pausado, que sostiene la privacidad de bañarse en termas, y que ambienta y condiciona los encuentros con otras personas en el recorrido.

 Ser Protagonista

©Lía Aliaga
©Lía Aliaga

Desde el campo abierto, las nalcas y hasta la cascada, las Termas Geométricas se asemejan a una historia guiada del contexto, que en base a una linealidad y al contraste visual de esta pasarela roja, el lugar se presenta bajo escenas y ritmos en un recorrido que contempla y se impone en los tiempos estivales e invernales.

Al andar, el paisaje de interior de montaña y el agua cobran belleza y singularidad, combinando siempre el “permanecer en un lugar” con el “recorrer un lugar”. Sin duda trabajar sobre la quebrada, elevándose sobre el río, es una de las definiciones proyectuales más relevantes, ya que nos presenta la apariencia de lo inexplorado en virtud de las aproximaciones y los sentidos.

©Lía Aliaga
©Lía Aliaga