Ladera Sur » México: Los matices y contradicciones de la gestión ambiental del presidente AMLO
México: Los matices y contradicciones de la gestión ambiental del presidente AMLO

Noticias

México: Los matices y contradicciones de la gestión ambiental del presidente AMLO

El presidente de México ha firmado en los últimos meses dos decretos importantes para la creación de nuevas áreas protegidas que sumarian cientos de miles de hectáreas al cuidado de las autoridades y que salvaguardan la biodiversidad de dos ecosistemas importantes: La Sierra de San Miguelito, en San Luis Potosí; y la creación del Parque Ecológico en el Lago de Texcoco, a las afueras de la capital y donde la administración anterior tenía prevista la construcción de un mega aeropuerto. Pero lejos de perfilarse como un mandatario especialmente preocupado por el medio ambiente, Andrés Manuel López Obrador es el target de críticas y cuestionamientos desde organizaciones ambientalistas y la comunidad conservacionista o preocupada por el medio ambiente. AMLO también abandonó la protección a la vaquita marina y puso fin oficialmente a la política de mantener una zona libre de pesca en un área del Golfo de California que es el único hábitat de los últimos especímenes que quedan de la especie (Phocoena sinus), un cetáceo considerado en estado crítico por la Unión Internacional para la Conservación de las especies (IUCN). En un ejercicio propio de gobiernos autocráticos, ha ejercido un lenguaje soez y belicista contra activistas, organizaciones y criticado la COP26. También, expertos comentan que el medio ambiente no es prioridad para la administración de AMLO, pues no impulsa acciones relacionadas en estas áreas, ha dejado impunes los asesinatos de activistas y recortado el presupuesto de los organismos encargados de estos temas hasta 37%.

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador. Crédito: El Universal
El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador. Crédito: El Universal

Está claro de que no voy yo a afectar ninguna área natural que sea protegida formalmente o no, y nosotros no vamos a dar ninguna concesión, ningún permiso que vaya en contra del medio ambiente, y hasta ahora, hasta el día de hoy no hemos actuado de esa manera y no lo vamos hacer por convicción, no somos iguales”, decía en julio de este año el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO, como es ya conocido) al ser consultado en una rueda de prensa por un periodista sobre un proyecto inmobiliario que se construiría en la Sierra de San Miguelito, en San Luis Potosí. Casi cinco meses después, en diciembre, el mandatario firmó el decreto que creaba una nueva área protegida en San Miguelito.

Con la decisión, se protegen en total  111,160 hectáreas. En el decreto se citan los estudios realizados por la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas en los que se reporta que la Sierra de San Miguelito alberga diversos ecosistemas con más de 700 especies vegetales —como el bosque de encino, el bosque de pino, bosque de pino-encino y el matorral xerófilo— y 300 animales. En el camino quedaron también los reclamos de grupos de habitantes locales que protestaron “el despojo” de sus tierras y de predios en los que, según declararon, no había fauna ni flora que proteger.

En otra decisión controversial de este mismo año, el presiente mexicano adelantó que se llevará a cabo una consulta “con los pueblos” para declarar 14 mil hectáreas cercanas al lago de Texcoco (10 mil de zona federal y 4 mil de propiedad social) como Área Natural Protegida. El mandatario aseguró que firmará el decreto de protección en febrero. El lago de Texcoco fue parte de un sistema de lagos localizados al noroeste del valle de México.

La historia que ha llevado a la desecación de buena parte de la superficie de las masas acuosas que formaban parte del sistema dio comienzo en la época prehispánica. La zona que será Área Protegida a partir de 2022 corresponde a la zona donde se realizaban las obras del aeropuerto que planeó la anterior administración de Enrique Peña Nieto, un proyecto que fue cuestionado por su impacto y que ya ha sido abandonado.

Sierra de San Miguelito, en San Luis Potosí, México. Crédito: Milenio.com
Sierra de San Miguelito, en San Luis Potosí, México. Crédito: Milenio.com

El actual presidente mostró que la zona está inundada y tiene patos “que no vieron los ambientalistas”. El pasado 24 de junio, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) aprobó, de manera condicionada, la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) del Proyecto Ecológico Lago de Texcoco (PELT), ubicado en los terrenos donde se construía el aeropuerto y ahora se van a generar espacios para actividades públicas, sociales, ambientales, deportivas o culturales.

AMLO afirmó que el plan es rescatar el Lago de Texcoco para la conservación de la flora y la fauna, en especial de patos y aves migratorias. La secretaria de Medio Ambiente, María Luisa Albores, dijo que el lago recibe más de 250 mil aves y es hogar de 678 especies de flora y fauna, mientras que el arquitecto Iñaki Echeverria explicó que el objetivo es crear una zona que contribuya a la salud de la población, incrementar la capacidad de regulación y, eventualmente, la apertura de la zona para el disfrute del público.

El presidente mexicano junto con parte de su tren ejecutivo en una visita a Lago Texcoco. Crédito: Gobierno de México
El presidente mexicano junto con parte de su tren ejecutivo en una visita a Lago Texcoco. Crédito: Gobierno de México

Pero estos son apenas dos ejemplos de una gestión de gobierno que por un lado se erige como defensora y protectora del medio ambiente, pero que también tiene matices y que ha sido cuestionada por sectores ambientalistas y científicos por su poca acción en favor del medio ambiente. Una de las decisiones más criticadas del gobierno mexicano —y en especial de la política ambiental de AMLO— está relacionada con el levantamiento de las protecciones y prohibiciones de pesca en Baja California en un área que es hábitat vital de la vaquita marina. En términos llanos, México abandonó la protección de un área libre de pesca y —según apuntan conservacionistas— condenó a la vaquita marina a su extinción.

Artículo relacionado  Día Internacional de los Primates: tres historias de esperanza sobre especies amenazadas en Latinoamérica

Pero el gobierno de AMLO es el target de críticas y cuestionamientos por parte de sectores ambientalistas. En un ejercicio propio de gobiernos autocráticos, ha ejercido un lenguaje soez y belicista contra activistas, organizaciones y criticado la COP26. También, expertos comentan que el medio ambiente no es prioridad para la administración de AMLO, pues no impulsa acciones relacionadas en estas áreas, ha dejado impunes los asesinatos de activistas y recortado el presupuesto de los organismos encargados de estos temas hasta 37%.

El medio ambiente no es una prioridad para este gobierno. Se observa desde el Plan Nacional de Desarrollo, donde básicamente hay 2 o 3 puntos donde se habla de desarrollo sostenible y es una situación inconcebible, porque México es un país megadiverso”, dijo a Forbes México, Erika Ornela, especialista en Derecho Ambiental en la Universidad La Salle. La revista publicó recientemente una dura nota por el Día de la Tierra relacionada a la gestión de AMLO.

El proyecto del Parque Ecológico Lago Texcoco, bandera del gobierno de AMLO. Crédito: Gobierno de México.
El proyecto del Parque Ecológico Lago Texcoco, bandera del gobierno de AMLO. Crédito: Gobierno de México.

También, Adriana Carolina Flores Díaz, experta en Ecología y Manejo de Recursos Naturales, señaló que es necesario que hubiera políticas públicas alienadas con la sustentabilidad, pues dijo también a Forbes México que por ejemplo el programa Sembrando Vida, uno de los programas estrella del mandatario, no tuvo planeación territorial, sino es más clientelar.

(A Sembrando Vida) lo veo desconectado del contexto socio natural. Cuando hubo la noticia de este programa, lo que genero no fue un análisis de territorio dirigido a ver donde era más pertinente esa política, sino un listado de gente beneficiada, lo que hace que se preste a que sea muy clientelar. No haya planeación territorial”, comentó.

El gobierno de AMLO también ha justificado el desarrollo del Tren Maya, un proyecto que pretende devastar 2578 hectáreas de selvas húmedas y secas. Teniendo por meta aumentar los ingresos no tributarios del gobierno, su gestión le ha apostado a los combustibles fósiles y a la refinación en lugar de las energías limpias. Y al menos 90 organizaciones han denunciado que el actual gobierno pone en riesgo la biodiversidad del país, como denunció Viri Ríos, analista política mexicana y doctora en Gobierno por la Universidad de Harvard en un artículo de opinión publicado recientemente en el The New York Times.

El decreto que crea la una nueva área protegida en la Reserva San Miguelito, en San Luis Potosí

Sierra de San Miguelito, en San Luis Potosí, es ahora un área protegida. Crédito: CONAMP/México
Sierra de San Miguelito, en San Luis Potosí, es ahora un área protegida. Crédito: CONAMP/México

En noviembre de este año, AMLO firmó el decreto que declara como nueva Área Natural Protegida (ANP) la Sierra de San Miguelito, en San Luis Potosí, en la que se implementará un programa de siembra de árboles frutales y maderables. Con este decreto, el país azteca alcanza 183 Áreas Naturales Protegidas, con extensión de 90 millones de hectáreas de protección; de éstas, 21 millones son terrestres y 69 millones, litorales.

Artículo relacionado  Colombia | "Otra vez, el veneno": Hallan dos cóndores adultos muertos en Santander.

La Sierra de San Miguelito posee una variedad de flora y fauna, grandes ecosistemas que le dan riqueza a México. Cuenta con más de 700 especies de flora, más de 300 en fauna y en su territorio se encuentran dos de 37 regiones hidrológicas de México. se caracteriza por sus extensas llanuras y sierras, climas secos que permiten la presencia de ecosistemas como matorrales, pastizales, bosque de pino y bosque de encino.

Las especies vegetales ubicadas en la zona capturan arriba del 45% de CO2, factor importante en el cambio climático, según el Gobierno de San Luis Potosí. Según la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), la Sierra de San Miguelito aporta riqueza taxonómica en especies de flora, peces, anfibios, reptiles, aves y mamíferos. Además, en su territorio hay 735 especies de flora y por lo menos 202 especies de aves, cantidad que representa el 37.55% de riqueza taxonómica en todo el estado de San Luis Potosí, seis especies de peces, 38 de reptiles y 54 de mamíferos.

AMLO contra activistas, organizaciones y países en la COP26

En noviembre pasado, López Obrador criticó a aquellos famosos que llaman a salvar a la vaquita marina, pero llegan en sus yates y barcos, medios de transporte que, afirmó, son los que más contaminan. En conferencia de prensa, el Mandatario federal comparó esta situación con los jefes de Estado que acudieron a la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26) quienes llegaron en sus aviones particulares de mandatario mientras llamaban a proteger el medio ambiente.

Aseguró que lo que se debe de hacer es combatir “la desigualdad monstruosa” que hay en el mundo, tema del que, adelantó, hablará en su participación en la próxima sesión del Consejo de Seguridad de la ONU. “Están como los que cuidan, de la llamada sociedad civil, a la vaquita marina. Son famosos y llegan en sus yates. ¿Ustedes saben que todos de los vehículos, medios de transporte, los que más que contaminan son los barcos?“, dijo. “Entonces ya basta de hipocresía y de modas, lo que hay que hacer es combatir la desigualad monstruosa que hay en el mundo, es lo que voy a hablar ahora que voy la ONU. No voy llevar el avión presidencial”, comentó con sorna.

La violencia contra activistas y defensores de la tierra es también un enorme problema. En el transcurso del gobierno de López Obrador se han asesinado al menos a 25 líderes medioambientales, incluyendo el caso de Óscar Eyraud Adams, quien había denunciado a la empresa Heineken por haber consumido el agua de varios pozos en Baja California con el aparente aval de la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA).

Galería (4)