Ladera Sur Colombia: Pandemia impacta registros ciudadanos de biodiversidad, pero aumenta participación en zonas urbanas
Colombia: Pandemia impacta registros ciudadanos de biodiversidad, pero aumenta participación en zonas urbanas

Noticias

Colombia: Pandemia impacta registros ciudadanos de biodiversidad, pero aumenta participación en zonas urbanas

Once investigadores del Instituto Humboldt de Colombia analizaron los registros de biodiversidad enviados a las plataformas Naturalista y eBird durante el periodo más estricto de la cuarentena en 2020, y el mismo período entre 2015 y 2019. Los resultados apuntan a un descenso de 34% en la plataforma Naturalista, mientras que en la plataforma Ebird, que agrupa a pajareros, la disminución en registros fue de 9% durante 2020. En un artículo publicado en la revista Biological Conservation, los investigadores recomiendan construir y fortalecer redes más diversas de observadores para promover la descentralización, democratización y efectividad en la investigación y monitoreo de la biodiversidad en Colombia.

Las aves son los animales que más reportan los colombianos en las plataformas de ciencia ciudadana. Foto: Felipe Villegas (Instituto Humboldt).
Las aves son los animales que más reportan los colombianos en las plataformas de ciencia ciudadana. Foto: Felipe Villegas (Instituto Humboldt).

Las medidas sanitarias y —especialmente— el confinamiento a causa de la pandemia por Covid-19 tuvo su impacto en el número de avistamientos y registros de biodiversidad realizados por ciudadanos en plataformas digitales como Naturalist y Ebird, reseñan desde el Instituto Humboldt de Colombia, que monitoreó y analizó el número de ingresos o registros en ambas plataformas durante 2020. La comparativa con períodos anteriores muestra un descenso en esta cifra que, para Naturalist fue de 34%, mientras que en Ebird alcanzó 9%.

Durante los confinamientos estrictos, los colombianos reportaron imágenes sorprendentes de mejoría en el estado de algunos ecosistemas y de animales transitando con calma por zonas urbanas, aparentemente debido a la ausencia humana. En algunos casos, la ciudadanía inundó las redes sociales con fotografías y videos que dejaron perplejo a más de uno, como de playas de Santa Marta y Cartagena con aguas cristalinas, delfines y zorros deambulando por Bogotá, osos mieleros por las carreteras y un revoloteo de aves. Sin embargo, aún queda la duda de si estos hallazgos fueron resultado de cambios en los comportamientos de la fauna o de los observadores.

Estos hallazgos fueron publicados en las dos plataformas más usadas de ciencia ciudadana sobre biodiversidad en este país: Naturalista y eBird, sitios que se han convertido en los espacios ideales para que los científicos ciudadanos hagan sus aportes para ampliar el conocimiento sobre la biodiversidad nacional.

En los últimos años, las plataformas de ciencia ciudadana han permitido acumular grandes cantidades de datos en lugares restringidos para muchos expertos, un panorama que ha permitido responder preguntas, apoyar la toma de decisiones e incluso describir especies hasta ahora desconocidas para la ciencia o que se creían extintas.

El estudio de las cifras durante el confinamiento

El humedal Córdoba en Bogotá alberga la mayor cantidad de especies de aves. Fue uno de los sitios más observados desde la ventana durante la cuarentena. Foto: Felipe Villegas (Instituto Humboldt).
El humedal Córdoba en Bogotá alberga la mayor cantidad de especies de aves. Fue uno de los sitios más observados desde la ventana durante la cuarentena. Foto: Felipe Villegas (Instituto Humboldt).

El estudio del Instituto Humboldt inició con el análisis de los registros publicados en Naturalista y eBird durante la cuarentena estricta y obligatoria en Colombia, del 24 de marzo al 11 de mayo del año pasado, cuando el país cerró sus fronteras internacionales, se cancelaron viajes nacionales y estuvo completamente restringida la circulación de personas y vehículos.

“Los datos de Naturalista provienen del proyecto ‘Naturalistas Urbanos desde Casa (NUC)’, un bio-blitz llevado a cabo entre el 25 de marzo y 25 de abril que invitó a las personas a registrar la biodiversidad alrededor de sus hogares durante el confinamiento preventivo”, afirman los investigadores.

Para la plataforma eBird, la más importante para reportar observaciones de aves, los expertos tomaron como base los datos recolectados durante el Global Big Day, un evento anual que en 2020 coincidió con la fase más estricta del confinamiento en Colombia, por lo cual muchos observadores de aves debieron pajarear desde sus casas.

“El Global Big Day ha sido muy publicitado desde 2017, lo que ha generado niveles de participación que superan a cualquier otro evento de ciencia ciudadana en Colombia. Este aumento en la participación conduce a picos anuales para la participación en eBird en términos de número de listas de chequeo, registros, observadores, cobertura de sitios y especies”.

Los resultados y su análisis

Durante el Global Big Day de 2020, 2.574 observadores de aves enviaron 7.699 listas de chequeo. Foto: Felipe Villegas (Instituto Humboldt).
Durante el Global Big Day de 2020, 2.574 observadores de aves enviaron 7.699 listas de chequeo. Foto: Felipe Villegas (Instituto Humboldt).

Durante el mes más estricto de la cuarentena del año pasado, 1.146 ciudadanos publicaron 8.734 registros de biodiversidad en la plataforma Naturalista. Durante el Global Big Day, 2.574 observadores de aves enviaron 7.699 listas de chequeo.

Aunque los investigadores catalogan esta participación como sustancial, los análisis muestran disminuciones comparados con años anteriores en Naturalista, ya que, en el mismo periodo de 2019, esta plataforma registró en Colombia 2.372 participantes con 20.674 observaciones.

Todo lo contrario ocurrió con los “pajareros” en eBird, ya que en el Global Big Day de 2019 participaron 2.313 observadores de aves, quienes enviaron 7.173 listas de chequeo.

Para los investigadores, muchos observadores de aves probablemente optaron por seguir la recomendación de hacer sus listas desde casa, reduciendo el alcance espacial de los datos para 2020 en comparación con años anteriores. A los expertos no les sorprendió encontrar menos especies amenazadas y endémicas en las muestras de 2020, ya que estas generalmente tienen menor detectabilidad y rangos geográficos reducidos.

“Por ejemplo, todas las aves endémicas detectadas durante el Global Big Day de 2019 y no durante 2020 solo se pueden encontrar en localidades de difícil acceso en la Sierra Nevada de Santa Marta, Valle de Magdalena, costa noroeste del Pacífico y Parque Nacional Munchique”, reseña el Instituto Humboldt en un comunicado de prensa. Según los científicos del Humboldt, estos datos de ciencia ciudadana complementan los estudios de biodiversidad realizados por universidades e institutos de investigación en regiones naturales y vírgenes.

Un impulso necesario: El Reto Naturalista 2021

Habitantes de seis ciudades de Colombia participarán en el City Nature Challenge, reto naturalista que tiene como objetivo reportar la biodiversidad urbana. Fotos: Felipe Villegas (Instituto Humboldt).
Habitantes de seis ciudades de Colombia participarán en el City Nature Challenge, reto naturalista que tiene como objetivo reportar la biodiversidad urbana. Fotos: Felipe Villegas (Instituto Humboldt).

Habitantes de más de 400 ciudades del planeta participarán en el City Nature Challenge (Reto Naturalista Urbano), evento enfocado en documentar la vida silvestre presente en las ciudades a través de la plataforma Naturalista. Colombia participará en seis ciudades a través de reportes ciudadanos de biodiversidad urbana. A esta actividad se integrarán habitantes de  Bogotá, Bucaramanga (área metropolitana), Cali, Florencia, Pereira y el Valle de Aburrá, fueron los sitios colombianos que se inscribieron en esta iniciativa de ciencia participativa que deberá desarrollarse cumpliendo las recomendaciones contra la Covid-19.

Los naturalistas y amantes de la naturaleza de las seis ciudades colombianas que participen en este encuentro de biodiversidad deben ser conscientes que la prioridad debe ser el autocuidado y el cumplimiento de todos los protocolos de bioseguridad.

“Los participantes deben evitar realizar los avistamientos de forma masiva. Lo más recomendable es reportar la biodiversidad desde la ventana o en sitios cercanos a las viviendas, pero si deciden asistir a uno de los ecosistemas urbanos como los humedales, es mejor hacerlo en familia o en grupos muy pequeños, todos cumpliendo con las recomendaciones sanitarias”, precisó Carolina Soto, del Instituto Humboldt.

Galería (3)