Ladera Sur Balance socioambiental 2020 de Chile Sustentable: un año de crisis climática, pandemia y proceso constituyente
Balance socioambiental 2020 de Chile Sustentable: un año de crisis climática, pandemia y proceso constituyente

Noticias

Balance socioambiental 2020 de Chile Sustentable: un año de crisis climática, pandemia y proceso constituyente

Como todos los años, este 2020 la Fundación Chile Sustentable realizó un balance socioambiental que destaca lo positivo, lo negativo y lo pendiente para contribuir al enfoque de los desafíos sociales y ambientales de Chile para 2021. En un año de pandemia, crisis climática y proceso constituyente, comparten críticas como el que no se ha firmado el Acuerdo de Escazú, destacan el positivo actuar de contraloría y consideran pendiente la tramitación de la Reforma al Código de Aguas para priorizar el consumo humano. Aquí más detalles.

 

Como ya es tradición, Fundación Chile Sustentable realiza anualmente un Balance Socioambiental que presenta los aspectos más destacados del acontecer socioambiental y del avance o retroceso de las políticas públicas medioambientales ocurridas a nivel nacional durante el año 2020.

Desde la perspectiva ciudadana y como un aporte al debate nacional el Balance Socioambiental destaca lo positivo, lo negativo y lo pendiente como una contribución para enfocar los desafíos socioambientales que enfrenta Chile el año 2021.

Desde el primer caso de coronavirus detectado en el país el 3 de marzo, Chile escaló rápidamente hasta ser uno de los 10 países con más muertes por cantidad de habitantes. Una pésima gestión de la crisis sanitaria ha redundado en una crisis socioeconómica que terminó por evidenciar las graves injusticias y la vulnerabilidad de la clase baja y media.

Sin embargo, superada la primera ola, la crisis del Covid-19 se presentó como una oportunidad para reactivar la economía a través de la profundización del extractivismo y con esto darle la espalda a la crisis climática. El gobierno priorizó como proyectos cruciales muchos proyectos mineros, energéticos e inmobiliarios de alto impacto entre ellos “Infraestructura complementaria Los Pelambres” y “Modernización y ampliación planta Arauco”, proyectos resistidos por las comunidades.

Paralelamente se fueron presentando las condiciones para la realización de un proceso Constitucional que a último minuto incluye escaños reservados para pueblos indígenas, prevaleciendo la propuesta del gobierno de incorporarlos dentro de los 155 escaños a elegir y no como nuevos escaños, con escaños para personas en situación de discapacidad aún en ascuas y con condiciones desiguales para candidatos y candidatas independientes.

Cortesía Chile Sustentable
Cortesía Chile Sustentable

Socioambientalmente 2020 fue un año complejo, primero dada la incidencia peligrosa de contagios en zonas de sacrificio donde estudios confirmaron que la contaminación y las enfermedades de base agravaban los síntomas de esta nueva enfermedad. Las empresas no quedan fuera de lo negativo de este año, destacando a la estadounidense Aes Gener que, a pesar de los graves impactos de la contaminación emitida por las termoeléctricas a carbón en la población, aún no define fecha de cierre para 13 centrales en Chile, de las 17 que aún no tienen fecha de cierre en el voluntario y laxo plan de descarbonización acordado entre el Gobierno y las empresas.

En esta misma línea de acción el gobierno decidió no firmar el Acuerdo de Escazú dando una imagen internacional contradictoria al ser uno de los países iniciadores de este acuerdo.

Dentro de lo positivo de 2020, Chile Sustentable destaca el despertar de Chile que ha evidenciado las graves inequidades socioambientales que sufren los habitantes del país, y que demostró en el plebiscito del 25 de octubre de 2020 que la Constitución de 1980 ya no va más y que queremos un nuevo modelo sociopolítico, más justo, más soberano y respetuoso de nuestro planeta, que tienda al bien común, al bienestar socioambiental y a la justicia.

También ha sido positivo el actuar de la Contraloría que este año le recordó al Ministerio de Medio Ambiente la actualización retrasada de la Norma de Termoeléctricas, la exigencia de evaluación de impacto ambiental para proyectos en áreas de preservación ecológica y la confirmación de la Corte de Apelaciones de Santiago, del dictamen de contraloría que establece la prohibición de sustitución de bosque nativo por plantaciones agroindustriales.

Dentro de los pendientes nuevamente está la tramitación de la Reforma al Código de Aguas que prioriza sus usos para consumo humano, que ya en marzo de 2021 cumplirá 10 años en el Congreso siendo largamente tramitada a pesar de la urgencia de 10 años de sequía y la crisis hídrica y los efectos del cambio climático. También en pendientes se encuentra la Ley de Protección de Glaciares que ha debido sortear el lobby feroz del Consejo Minero y sus sindicatos.

Internacionalmente destacamos este año la derrota de Donald Trump lo que significó la vuelta de Estados Unidos al Acuerdo de París lo que da una luz de esperanza al ser EEUU el segundo mayor país emisor de CO2 en el planeta.

Descarga el informe completo aquí.