Ladera Sur Ladera Norte del Parque Metropolitano; donde aún estamos al debe
Ladera Norte del Parque Metropolitano; donde aún estamos al debe

Vida Urbana

Ladera Norte del Parque Metropolitano; donde aún estamos al debe

Mirando hacia el sur, uno de los mejores (si no el mejor) parque de la ciudad.

Hacia el norte una ladera aún inexplorada que lentamente comienza a ser accesible y conquistada. Este es un breve relato del más extenso parque de Santiago.

Ladera Norte del Parque Metropolitano. ©Alfonso Abé
Ladera Norte del Parque Metropolitano. ©Alfonso Abé

El Parque Metropolitano de Santiago es actualmente un “campeón” en su categoría. Con sus 737 hectáreas es el parque urbano más grande de Sudamérica y el cuarto más grande del mundo¹. Este espacio es para los habitantes de Santiago uno de los hitos más importantes y visibles de la ciudad, una vía de escape de fácil acceso a la agobiante vida urbana, una situación en el que podemos pasar semanas, meses o años …

Con sus 280 metros de altura permite además tener vistas panorámicas sobre la ciudad con la Cordillera de los Andes de fondo, una de las imágenes más increíbles y descriptivas del paisaje urbano/natural de nuestro Valle Central.

El parque está compuesto por los cerros San Cristóbal, Chacarillas y Los Gemelos, formando una mancha verde con bordes muy irregulares que colindan con las comunas de Providencia, Vitacura, Recoleta y Huechuraba.

A lo largo de su historia el parque ha tenido que realizar la difícil tarea de adaptarse a la los irregulares bordes de ciudad que lo rodea y sus  diversos requerimientos.

Varios factores han ido definiendo como se ha desarrollado a través de los años, como la antigüedad y densidad de los barrios que enfrentan las laderas, los puntos de acceso, la pendiente, la orientación (solana/umbría) y sus respectivas cualidades paisajísticas etc…

©Alfonso Abé
©Alfonso Abé

La ladera sur (umbría) que limita con Providencia y Vitacura es la cara más desarrollada. Actualmente es el sector más visitado del Parque Metropolitano, desde donde se ha ido expandiendo el crecimiento acercándose lentamente a la cara Norte.

Sólo durante el año 2014 se remodelaron los ingresos desde la Pirámide y Pedro de Valdivia Norte, se mejoró la pavimentación en los tramos de mayor flujo, se remodelaron centros de eventos y miradores, se arborizó con vegetación nativa, se hicieron nuevos baños públicos y muchas otras intervenciones de gran nivel que están haciendo de este parque un imperdible para miles de santiaguinos y turistas que lo recorren diariamente.

En la ladera norte, el parque se enfrenta a las comunas de Huechuraba y Recoleta, que históricamente han estado más desconectadas de la gran mancha verde. Como respuesta a esta condición durante los últimos años se han diseñado y ejecutado diversos proyectos buscando por un lado solucionar los problemas de conectividad, y al mismo tiempo permitiendo habitar y disfrutar definitivamente de la totalidad del parque, sus rincones y vistas.

Dentro de los proyectos inaugurados durante el último tiempo que buscan activar y habitar el parque podríamos destacar el sendero Rústico (camino de 14 km para peatones y bicicletas que unirá estas 4 comunas sin semáforos ni interrupciones), el Parque de la Infancia(que durante su primer año recibió 142.159 visitas) o el teleférico Bicentenario, que unirá Providencia con la ciudad empresarial y contará con estaciones dentro del mismo parque.

©Alfonso Abé
©Alfonso Abé

Por otro lado, a pesar de estos grandes proyectos realizados y los que  aspiran a potenciar este gran hito natural y urbano, aún quedan algunas situaciones de las cuales el parque y la ciudad debe hacerse cargo, especialmente en este periodo de apertura a la ciudad.

Un visible y polémico caso es el de los enormes carteles publicitarios que pueden ser vistos desde Huechuraba acaparando las vistas hacia el cerro, siendo un ícono de como la publicidad puede convertirse en contaminación visual.

Se podría aprovechar que la regulación de la publicidad en el espacio público es un tema que ha estado en la discusión durante las últimas semanas y hacer algo al respecto con este conocido y antiguo caso. Posteriormente podríamos continuar por los miles de lugares de Santiago donde se repite esta problemática.

Sector de La Pirámide lleno de carteles publicitarios. ©Alfonso Abé
Sector de La Pirámide lleno de carteles publicitarios. ©Alfonso Abé

Por su altura, su extensión y su ubicación estratégica, el Parque Metropolitano es una situación única en la ciudad, un privilegio para todos y de todos que debemos saber cuidar y respetar, sólo así durante los próximos años lo podremos recorrer y disfrutar en toda su extensión.

¹Según ranking plataformaurbana / Andrés Rosenberg

 Las fotografías de esta columna de opinión son análogas sacadas por el propio colaborador